Archivos de la categoría ‘Pendiente’

Los mercados de futuros se remontan hasta la Edad Media (mayor información sobre el mercado de derivados, consulte la entrada “Fundamentos del Mercado de derivados” en este mismo blog) .

En un principio se crearon para satisfacer las necesidades de agricultores y negociantes. Por ejemplo, considere la situación de un agricultor, en abril de un año determinado, que cosechará una cantidad “x” de grano en junio. Hay incertidumbre acerca del precio que el agricultor recibirá por grano. En épocas de escazes podría obtener precios relativamente altos, sobre todo si el agricultor no tiene prisa por vender. Por otro lado, en épocas de abundancia el grano tendría que desecharse a precios de liquidación. Tano el agricultor como su familia están claramente expuestos a un enorme riesgo.

Por otro lado, consideramos a una empresa que tiene una necesidad constante de grano. La empresa de igual manera está expuesta al riesgo de precio. En algunos años, una situación de superabundancia da lugar a precios desfavorables, pero, en otros años, la escasez ocasiona que los precios sean exorbitantes. Tiene sentido que el agricultor y la empresa se reúnan en Abril (incluso antes) y acuerden un precio por la producción de grano. Esto implica que establezcan un tipo de contrato de futuros. Este contrato ofrece a cada parte. una manera de eliminar el riesgo al que se enfrentan debido a la incertidumbre del precio futuro de grano.

En síntesis, afirmamos que un contrato de futuros es un acuerdo contractual en firma entre un comprador y un vendedor sobre un activo determinado en una fecha futura también determinada. El precio del contrato variará de acuerdo con el mercado, pero es fijo cuando la operación se cierra.

Podemos afirmar también que la principal función de los instrumentos derivados es la de cobertura de riesgos. La existencia de los mercados de derivados permite la distribución del riesgo, y como tal, contribuye a la eficiencia en la asignación de los recursos.

Con el nuevo orden economico establecido, los agentes económicos se dieron cuenta que la transferencia de riesgos en otros sectores de la economía era posible. Así, la cobertura de los riesgos financieros se constituyó como el área de instrumentos derivados de mayor crecimiento e innovación.

Cuando se acuerda un contrato de futuros, entre ambas partes el precio total del mismo no se paga en ese instante. En su lugar, ambas contrapartes hacen un pago inicial “de buena fe”, también llamado margen, a la cámara de compensación. Éste margen inicial generalmente es sólo un 5% o 10% del valor total del contrato. Éste porcentaje varía según los requisitos de los distintos mercados y contratos. Una vez que se ha comprado un contrato, se puede vender y cerrar en cualquier momento previo a la fecha de liquidación. Teniendo este aspecto presente,  el valor del contrato se ajusta al cierre de las operaciones bursátiles cada día que el mercado opere.

Las pérdidas o ganancias se descuentan o se abonan a las cuentas que las contrapartes tienen en la cámara de compensación. Los beneficios se pueden retirar. Si hay pérdidas hay que pagar un margen extra que se llama margen de variación. El pago del margen de variación asegura que el margen inicial se mantenga a un nivel constante. Lo habitual es que estos pagos deban hacerse de la misma divisa del contrato. Esto permite de alguna manera a que, el que pierde puede hacer frente a las perdidas y el que gana recibir sus beneficios. El pago de un margen en un contrato es, en efecto, una garantía de que cada una de las contrapartes respetará sus obligaciones. Los márgenes iniciales están sujetos a cambios dependiendo de la volatilidad del mercado y la percepción de riesgo. En algunos casos los contratos con vencimientos más próximos pueden requerir márgenes más altos.

Los participantes en este mercado son los hedgers (coberturistas). Éste agente requiere la cobertura de los riesgos a los que está expuesto en el mercado. Por otro lado tenemos a los especuladores, éste participante en el mercado es quien, sin la posesión de los activos subyacentes y asumiendo riesgos por lo general elevados, intenta anticipar los cambios en las tendencias de los precios y actúa de acuerdo a sus expectativas para beneficiarse de las posibles plusvalías. Éstos toman sus posiciones con base a sus expectativas de los movimientos del precio a futuro es decir, compran contratos de futuros –toman una posición larga- cuando esperan que los precios futuros suban y por otro lado venden contratos de futuros –toman una posición corta- cuando esperan que los precios futuros bajen.

Es aquí donde este escrito da un giro y hacer mención de George Soros.  Financiero, filátropo y filósofo de origen Húngaro, George Soros es adulado y temido al mismo tiempo. Es responsable de diversos «cracks del mercado de valores». Posee en la actualidad una fortuna estimada en 8 mil millones de dólares.  En su momento, declaró su intención de financiar las campañas para impedir la reelección de George W. Bush

Soros emigró a Inglaterra a consecuencia de la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente viaja a Estados Unidos donde a partir de 1969, decide independizarse establece un “hedge fund”, que más tarde se convertiría en el Quantum Fund (con domicilio en los paraísos fiscales de las Antillas holandesas y más tarde en Curazao). En 1992 ya era un inversionista multimillonario, alabado por la generosidad y creatividad de sus actividades filantrópicas. Sin embargo Soros un hombre con ambiciones, siempre buscó un golpe de negocios que no sólo le diera dinero sino que le generara publicidad para el mismo, misma que utilizará más tarde para promover sus operaciones en el mercado de valores.

Esta oportunidad Soros la halló en Gran Bretaña. En 1990 Gran Bretaña ingresó a un mecanismo de tipo de cambio fijo  (ERM-Exchange Rate Mechanism) del Sistema Monetario Europeo establecido con el propósito de que fuera una estación intermedia en la ruta de una moneda única para Europa. Sin embargo Gran Bretaña más tarde comprendió que no le agradaría estar sujeta a una Política Monetaria que estaba obligado a seguir. En este tiempo no existía un Banco central europeo

Ante un panorama de recesión profunda y un enfrentamiento por parte del Gobierno británico hacia un creciente descontento popular, los expertos rechazaban incipientemente retirarse del ERM, todo esto dio la pauta para que el mismo Soros hiciera una apuesta demasiado atrevida arriesgando diez billones a que la libra esterlina  en una posición corta.

La mecánica de esta apuesta es un tanto compleja. En primer lugar el Fondo Quantum de manera discreta establecía líneas de crédito que permitieran tomar prestados cerca de quince mil millones de libras esterlinas y convertir esa suma en dólares poco a poco. Posteriormente cuando el fondo estuviera en una posición larga en dólares (este tipo de posiciones da pie a ganar si el precio sube que es lo que hace el inversionista si compra divisas para este caso) y estuviese corto en libras (Ir en corto en algo es ponerse en posición de ganar si el precio cae), se debe iniciar con la especulación, para esto se requiere vender las libras esterlinas en un corto plazo y posteriormente dar a concer argumentos (principalmente en entrevistas, medios impresos de comunicación) de que la libra sería devaluada, ante la incipiente recesión económica en Gran Bretaña y todas las condiciones inherentes que la acompañan.  Esto más adelante provocaría retiros masivos de la divisa por parte de otros inversionistas, forzando al gobierno británico a devaluar y posteriormente abandonar el tipo de cambio fijo y establecerse bajo un régimen de libre flotación.

¿Qué hizo el gobierno ante este escenario perturbador?. El gobierno británico gastó cincuenta mil millones de dólares en los mercados de moneda extranjera defendiendo la libra, sin embargo esto no tuvo éxito. Posteriormente decidió elevar las tasas de interés para defender la moneda, pero nuevamente esto no resultó y sólo poco tiempo después Gran Bretaña se tuvo que retirar del ERM y dejar que la libra flotara. Con esta apuesta no sólo ganó Soros aproximadamente mil millones de dólares en ganancias de capital sino que se convirtió en el especulador más famoso de todos los tiempos.

¿Qué pasó aquí?, ¿George Soros causo una crisis?. Era evidente que las presiones sobre la moda se estaban acumulando poco a poco y muchos economistas comenzaban a sospechar que Gran Bretaña parmaneciera durante mucho tiempo con ERM. Sin embargo esta y otras preguntas quedarán sin respuesta y sólo dan pie a nuestra especulación.

Posiblemente la inclusión de Gran BRetaña al club monetario europeo estaba ya condenado al fracaso con o sin Soros. Es posible que George Soros únicamente adelantó este suceso  de algo que ya era inevitable, sin embargo, esto nuevamente queda en el aire sin respuests.

Las evidencias empíricas demuestran que realmente George Soros con esta acción específicamente le temrinó haciendo un favor a Gran Bretaña (a pesar de muchos).

Todo esto evienció que más tarde la caida de la libra en sí no generó una crisis económica: la moneda espontáneamente se estabilizó cerca de un 15% por debajo de su valor anterior. El gobierno ya no estaba condicionado defender la moneda y esto dió la posibilidad de disminuir las tasas de interés provocando una posición de políticamonetaria expansionista.

¿Qué aspectos se combinaron en todo este panorama? pues bajas tasas de interés, y una moneda más competitiva llevando a la economía inevitablmente a la pronta recuperación contribuyendo a la reducción del desempleo .

Su teoría básica es que los mercados son caóticos. El precio de las acciones, bonos y monedas dependen los seres humanos que las compran y venden, y estos inversionistas muchas veces actúan de acuerdo a sus emociones y no a pensamientos lógicos. Soros no cree en la teoría económica actual, la cual dice que los mercados son racionales y que los precios reflejan cada dato o información relevante. El cree que los inversionistas tienen un comportamiento de manada. El truco de Soros era entender este comportamiento. Muchas veces iba con la multitud, pero sus grandes jugadas resultaron de entender cuando iban a cambiar las cosas y adelantarse a los demás.

Desde entonces Soros tiene un status de gurú entre los inversionistas, quienes creen que el puede mover los mercados con solo un dedo. Presidentes y primeros ministros temían a que Soros apostara en contra de sus monedas, y por consiguiente que los demás inversionistas lo siguieran, y como resultado sus monedas se devaluaran rápidamente y la economía entrara en crisis pero esa es otra historia…

George Soros

Comienza la crisis

Publicado: 16 noviembre 2009 en Pendiente

Entendiendo la Crisis Financiera Mundial, y sus repercusiones en la Economía Mexicana

-4ta parte-

Comienza la crisis

Como ya dijimos antes, en 2005, los precios de las viviendas empiezan a caer y la burbuja inmobiliaria empieza a desinflarse. A principios de 2007, los precios de las viviendas norteamericanas se desplomaron. Muchos de los “Ninjas” se dieron cuenta que estaban pagando por su casa más del o que ahora valía y decidieron (o no pudieron) seguir pagando sus hipotecas. Automáticamente, nadie quiso comprar MBS y CDO’s y los que ya los tenían no pudieron venderlos en el mercado de derivados.

Éstos sucesos se vieron reflejados en el comportamiento a la baja de los índices bursátiles en el mundo, por ejemplo, Merrill Lynch, la aseguradora AIG y Washington Mutual (caja de ahorro en Estados Unidos) sufren fuertes caídas en la cotización de sus acciones terminando por arrastrar al sector financiero, debido a que los grandes bancos internacionales realizaron cuantiosas inversiones en este sector, originando un contagio global. Principalmente grandes financieras como American Home Mortgage, banco hipotecario de Estados Unidos que anunció su quiebra siguiendo con ello el colapso del banco hipotecario IndyMac de California. Con esto el gobierno de los Estados Unidos se vio obligado a rescatar a las dos más grandes hipotecarias de ese país Fannie Mae y Freddie Mac, una de las medidas que más tarde ampliaría el Gobierno Federal.

Llega el 15 de Septiembre y con ello todos los problemas financieros se agudizaron en el ya conocido “Lunes Negro” con la declaración de insolvencia y con ella la banca rota de Lehman Brothers y la venta de Merrill Lynch al Bank of America. Posterior a esto la FED anuncia el rescate de American Internacional Group Inc (AIG) la mayor aseguradora del mundo. Sin embargo, todos estos problemas financieros empeoran aún más ante la negativa del congreso sobre un rescate financiero desatando una fuerte caída en los mercados mundiales pero no fue hasta el 03 de Octubre donde se anuncia finalmente la aprobación en la Cámara de Representantes del plan de rescate financiero autorizando $700,000 millones de dólares y amplían el seguro bancario de $100,000 USD a $250,000 USD por cliente en cada banco.

Posterior a esto los índices bursátiles registraron rebotes sin precedentes, sin embargo, el nerviosismo y la inestabilidad aún persisten acompañada de últimas medidas que han tenido que tomar las grandes empresas trasnacionales

Continúa en:

Entendiendo la Crisis Financiera Mundial, y sus repercusiones en la Economía Mexicana

-5ta parte- Efecto Dominó (ENTRADA EN PROCESO DE ELABORACIÓN)

Entendiendo la Crisis Financiera Mundial, y sus repercusiones en la Economía Mexicana

-3ra parte-

El papel de los Collateralised Debt Obligations CDO en el mercado de derivados

En la crisis financiera mundial los bancos comenzaron a liquidar las hipotecas subprime en valores llamados “Colletaralised Debt Obligations” o bien Obligaciones garantizadas por hipotecas, a través de estos paquetes se canaliza el flujo de efectivo en bonos escalonados con riesgos y rendimientos, sin embargo con una valoración de triple A –la máxima- convirtiéndolos en instrumentos muy atractivos para los inversionistas.

La creación de estos paquetes –como se dijo antes- era para reducir el riesgo a través de la diversificación y más cuando esta fue geográfia, hay que recordar que los bancos regulaban estos préstamos pero nada más durante un tiempo ya que después estas hipotecas riesgosas eran vendidas dentro de los CDS´s  formados por los mismos bancos. La perspectiva de obtener ingresos sin incurrir en riesgos –al menos perceptible así por la fuerte nominación triple A– animó prácticas empresariales engañosas. El área subprime se negociaba con consumidores con poca experiencia. Por otro lado los fondos de inversión empresarial fraccionaban los CDO y los volvían a reconvertir en otros CDO de CDO y así sucesivamente y por ende se van formando más instrumentos con riesgos fuertemente diversificados.

Esta manera de diversificar los riesgos no es nada nuevo, pues a inicios de 1990 los primeros paquetes con obligaciones garantizadas se llevaban a cabo a través de bancos. El banco A, es un vendedor de un swap (comprador de coberturas), aceptaba pagar una tasa anual por un periodo fijo al banco B, el comprador de un swap (vendedor de la protección) respecto a una cartera de créditos. El banco B se comprometía a cubrir la pérdida del banco A en impagos de cartera durante la vida del swap. Antes de los CDS, un banco que quería diversificar su cartera necesitaba vender o comprar fracciones de crédito, lo que era complicado dado que requería el permiso del prestamista. Por ello, esta forma de diversificación se extendió mucho. Los plazos se estandarizaron y el valor nocional de los contratos creció aproximadamente un billón de dólares en 2000.

Todo este escenario empieza a cambiar conforme se comienza a abusar de la aplicación de estas medidas, incluso puedo afirmar que desde el 2002 surge la primera alerta de la formación de esta burbuja financiera y posteriormente vinieron más, sin embargo como siempre fueron ignoradas, incluso la Fed llegó a mencionar que éste fenómeno era simplemente un hecho aislado.

Continúa en:

Entendiendo la Crisis Financiera Mundial, y sus repercusiones en la Economía Mexicana

-4ta parte- Comienza la crisis

Entendiendo la Crisis Financiera Mundial, y sus repercusiones en la Economía Mexicana

-2da parte-

¿Cómo se originó la actual Crisis Financiera Mundial?

Comenzando por los orígenes, el entorno macroeconómico mundial se caracterizó por un exceso de liquidez y expectativas de mayores inversiones y crecimiento económico, además de que los tipos de interés vigentes en los mercados financieros internacionales habían tenido un comportamiento a la baja. La Fed fue recortando el tipo de interés de los fondos federales desde 6.5 por ciento a 3.5% en un lapso de tan solo unos cuantos meses, sin embargo poco después se produjo el ataque terrorista el 11 de Septiembre en el 2001 y con fines de activación económica la Fed continuó bajando las tasas de interés hasta llegar a un punto porcentual en el 2003.

Esto originó que el margen de intermediación fuera cada vez más pequeño con la existencia de dinero barato lo que ocasionó la burbuja inmobiliaria, expansión de adquisiciones de empresas con financiamiento y otros excesos. Cuando los bancos vieron que poco a poco ya no quedaba a nadie más a quien otorgar préstamos, los prestamistas relajaron sus condiciones para conseguir más ingresos, en especial los hipotecarios, estos desarrollaban una gran variedad de técnicas como los fondos de inversión mobiliarios para trasladar el riesgo crediticio a los inversionistas deseosos de grandes rendimientos. Estos grandes rendimientos eran evidentes, pues desde el 2000 hasta el 2005 el valor del mercado de la vivienda incrementó más del 50%. El fuerte crecimiento del precio de la vivienda desató la especulación y en este caso cuando se espera que el valor de las propiedades incrementé en demasía es racional poseer más propiedades, incluso en el 2005 casi el 40% de las viviendas adquiridas eran con fines de inversión y no para casa-habitación. Los prestamistas para poder compensar los pequeños márgenes de intermediación, el número de operaciones se incrementó en forma desmedida ante la estrategia del otorgamiento de préstamos de mayor riesgo por lo que podrían cobrar a una tasa no preferencial (tasas más elevadas) con el fin de hacer frente a ese riesgo. A este tipo de hipotecas con tasas de interés no preferenciales se les denominó “hipotecas subprime” o bien “hipotecas basura”.

Por esta razón aquellos bancos especialistas en préstamos hipotecarios cuando vieron agotados sus recursos acuden a bancos extranjeros para que les prestaran dinero, con ello el dinero que entraba en un banco en Europa podría prestarse a Bancos Americanos y estos a su vez prestarlo a un cliente que requiriera financiamiento. En pocas palabras el dinero europeo empieza a estar en un cierto riesgo también. Éste tipo de préstamos se les otorgó a los clientes denominados “ninja” (no income, no job, no assets); es decir, personas sin ingresos fijos, sin empleo fijo, sin propiedades para dejar como garantía.

Cuando  el mercado inmobiliario estaba en su pleno apogeo, contribuyendo a una aumento en los precios de estos bienes y, por lo tanto, de la deuda. Sin embargo, no fue sino hasta otoño del 2005 que este auge comenzó a desinflarse hasta que se llegó a un punto en que los precios de las viviendas subían hasta un punto en que las posibilidades de adquirir una casa quedó fuera del alcance de los consumidores por lo que las ventas comenzaron a disminuir. Por otro lado, los precios de la vivienda seguían subiendo paulatinamente, y esto era de esperarse, ya que las casas van incrementando su valor por su plusvalía conforme va pasando el tiempo. Sin embargo después de un largo periodo en que se mantenía esa tendencia a la alza de los precios, los vendedores inmobiliarios esperaban que esa tendencia continuara, de este modo, los precios que pedían en la realidad continuaron subiendo aún cuando se vio una reducción en la dinámica de las ventas.

Es importante mencionar que el comportamiento del mercado de la vivienda no es como las acciones, establecidas con un solo precio que cambia de un momento a otro. Cada casa es única y los vendedores o corredores inmobiliarios por lo general tienen que esperar meses antes de poder concretar una venta. Además, los precios de las viviendas tienden a estar basados en el precio en que se vendieron otras casas en un pasado no muy lejano, y por otro lado los vendedores se muestran renuentes a reducir sus precios, hasta que inevitablemente se dan cuenta que no recibirán una oferta al precio completo y tienen que reducirlo. Todo esto hizo evidente que a principios del 2006 la debilidad del mercado de vivienda comenzaba a ser todavía más evidente. Los precios empezaron a caer despacito en un principio, y luego a una velocidad cada vez más creciente. Para el segundo trimestre de 2007, los precios estaban sólo 3% por debajo de su precio un año antes, en el curso del 2008 cayeron más del 15%. La caída gradual inicial en los precios de las viviendas evidenció las bases sobre las cuales estaba basado el “boom” –prestamos de hipotecas subprime-.

Los bancos especialistas en este tipo de préstamos basaban su confianza en realizar este tipo de operaciones ante la seguridad de que, si en un momento dado los clientes se enfrentase una situación adversa, el pago de la hipoteca estaba asegurado, siempre y cuando los precios de la vivienda continuaran con su incremento con el paso del tiempo y en todo caso los clientes se podrían refinanciar o pagar sus hipotecas vendiendo la casa. Sin embargo con todo lo mencionado anteriormente, la colocación de las viviendas se tornó cada vez más difícil y digamos que el número de morosos comenzó a incrementar.

Éste tipo de acciones tiene sus ventajas y desventajas, pues la ejecución de las garantías (las hipotecas) es un proceso que genera gastos y tiempo y por lo general aquellos prestamistas que confiscan una casa generalmente sólo reciben una parte, digamos la mitad, del valor original del préstamo.

Otro punto muy importante es que los bancos especialistas en préstamos hipotecarios rápidamente colocaron estas deudas a instituciones financieras combinando las garantías con tasas preferenciales con las hipotecas subprime, esto provocó que se revuelven aquellos créditos de alto y bajo riesgo formándose los paquetes llamados MBS (Mortage Backed Securities) es decir, Obligaciones garantizadas por hipotecas o bien CDO (Collateralised debt obligations) esto fue realizado por los prestamistas para poder liquidar sus hipotecas de alto riesgo que a su vez fueron vendidos a los inversionistas. Con todo esto lo que se provoca es que estamos hablando aproximadamente de siete millones de hipotecas subprime llevadas en estos paquetes a la bolsa permitiendo que los fondos de inversión y algunos bancos colocar en ellas parte de sus capitales y activos bancarios para verse beneficiados de las altas tasas de interés. Antes de continuar quiero explicar que significan estos paquetes llamados MBS o CDO. Éstos implican un contrato firmado entre dos o más partes la cual se deriva de un valor subyacente, en este caso el valor de las hipotecas tanto con tasas preferenciales y aquellas que ya están en riesgo por el tipo de clientes –los ninjas– . Todo esto se hace en el mercado de derivados, la cual, la principal función es la cobertura de riesgos y como tal, esto ayuda a contribuir con la eficiencia en la asignación de los recursos, a la vez, dentro de éstos paquetes tenemos las hipotecas prime y subprime. Estos se establecieron con el propósito de reducir los riesgos colocados a través de Sociedades de Capital de Riesgo, Aseguradoras Financieras, Sociedades de Inversión, que operen en el mercado de derivados.

Por lo tanto los CDO´s canalizan los cash flow de miles de hipotecas en bonos con riesgos y rendimientos. Cabe destacar que a este tipo de paquetes se les asignó una valoración de triple A, es decir una buena calificación como instrumento de inversión, sin embargo el conocimiento que se tenía del tipo de hipotecas que contenían estos paquetes no era del todo conocido. Haciendo alusión que no estamos en un escenario de competencia perfecta donde el supuesto de la completa información prevalece, sin embargo este es un tema que abordaremos más adelante.

Continúa en:

Entendiendo la Crisis Financiera Mundial, y sus repercusiones en la Economía Mexicana

-3ra parte- El papel de los Collateralised Debt Obligations CDO en el mercado de derivados

Entendiendo la Crisis Financiera Mundial, y sus repercusiones en la Economía Mexicana

1ra parte

Introducción

Podemos afirmar que después de haberse establecido el nuevo orden económico surge un capitalismo triunfante, aunque el avance de este va siendo más gradual en países cuya economía aún se encuentra en un proceso de maduración. De este mismo modo podemos afirmar que los grandes enemigos de la estabilidad de este capitalismo son sin duda las guerras y la depresión. Guerras que casi terminan con el capitalismo a mediados del siglo XX y en cuanto a la Gran Depresión, estuvo muy cerca de acabar con el capitalismo y la democracia ya que ésta , más tarde llevó de manera indirecta a la guerra.

Después de la Segunda Guerra Mundial vinieron recesiones leves, donde la recuperación era de manera más inmediata y en cambio se veía un crecimiento sostenido de la economía, sin embargo esto fue hasta la década de los setentas cuando se vino la crisis energética y posterior a esto se empezaron a enmarcar dentro del ciclo económico recesiones más severas que no se habían visto desde los años 30´s.

Haciendo alusión ahora en el caso de México podemos afirmar que fueron los primeros indicios del agotamiento del modelo económico implementado desde los años cuarenta “Sustitución de Importaciones”. En éste modelo se le apuesta como única alternativa de crecimiento a la promoción de la industrialización para acelerar las tasas de crecimiento económico, sin embargo, este proteccionismo más tarde trajo toda clase de distorsiones en la economía favoreciendo al desarrollo de una planta industrial poco competitiva y la mala distribución del ingreso.

En un inicio el modelo de Sustitución de Importaciones impulsó el sector agropecuario, sin embargo en una segunda etapa el sector industrial creció con creces sus niveles de crecimiento, todo esto se explicó por el financiamiento a través del Gobierno Mexicano principalmente a través de medidas proteccionistas impuestas, y al elevado precio del petróleo, este último siendo el principal motor de financiamiento, que posteriormente se convirtió en una opción sin precedentes dada la crisis energética pues ya se había llegado el momento de que la industria nacional fuera capaz de financiar su propio desarrollo, sin embargo el espacio político para realizar las reformas necesarias para que todo esto sucediera era significativamente estrecho, tanto por la oposición del sector privado como por parte de la misma burocracia.

La gran necesidad de liberar el comercio era evidente, sin embargo ésta no se llevó a cabo por lo que hubo que echar mano de algunos instrumentos de política económica –con efectos posteriores de gran significación- para mantener un crecimiento sostenido. Estas fuentes de financiamiento fueron el incremento del gasto público -a costa de mayores niveles de inflación- para aumentar el tamaño del mercado interno, sin embargo estos subsidios generados mediante el gasto inflacionario, exportaciones petroleras y créditos externos, permitieron un crecimiento improductivo, ineficiente e inequitativo en la distribución de la renta. Finalmente otro mecanismo de gran importancia fue el endeudamiento externo, para asegurar el flujo de divisas requerido para mantener sin cambio el patrón de desarrollo industrial. Puedo decir que aquí yace, en buena medida, el origen de la crisis económica de la década de los ochentas.

A todo esto podemos afirmar que los efectos no deseados de éste proceso de industrialización fueron:

  1. La falta de competitividad de la industria.
  2. Desaceleración del crecimiento económico.
  3. Deterioro en la distribución del ingreso ocasionado por el acelerado empobrecimiento del campo.
  4. La excesiva concentración geográfica de la actividad industrial.
  5. La falta de empleos productivos y
  6. Las medidas proteccionistas que en lugar de servir a la consolidación competitiva de la industria, tal y como era el objetivo inicial, se convirtió en el origen de la ineficiencia industrial.

Es evidente que en todo este periodo hubo etapas de contracción económica, todo dependiendo de las medidas de política económica implementadas conforme iba evolucionando la economía mexicana, sin embargo hay que recordar que gran parte de los efectos que se vieron en México se explican en gran parte la crisis energética. Puedo decir que todas las medidas tomadas y hechos económicos continúan teniendo efectos en la actualidad, sobre todo porque con esto ha habido una evolución de nuestro sistema financiero así como los instrumentos en materia de política monetaria dando un giro principalmente en 1995 año en que México sufre una severa crisis financiera teniendo que cambiar a un régimen cambiario de libre flotación abandonando el régimen de tipo de cambio fijo y todo esto por el bajo nivel de reservas internacionales explicado principalmente por la fuga de capitales como consecuencia de los acontecimientos políticos y sociales desafortunados (Luis Donaldo Colosio, Declaraciones de Mario Ruiz Massieu contra la dirigencia del PRI) que fueron generando preocupaciones en la estabilidad política del país.

Los periodos de crisis no han estado ausentes en nuestra economía, es por lo que, a todo esto surge una pregunta ¿Cómo es posible que en las economías de mercado experimenten recesiones? Probablemente si usted no ha tomado un curso de economía puede llegar a pensar que los mercados se regulan solos, es decir la fuerza de la oferta y demanda logran equilibrarse solas, sin embargo, en una recesión como la década de los 30´s la oferta estaba por donde quiera, y la demanda estaba completamente dormida. Hay un sin número de trabajadores dispuestos a prestar sus servicios a cambio de una renta, fábricas en perfecto estado con toda su capacidad instalada, sin embargo no eran eficientes en cuanto a sus pedidos, almacenes abiertos pero no con los suficientes clientes para poder sostenerse, etc. Sin embargo ¿Cómo es que surgen las recesiones en términos generales?.

Voy a utilizar una analogía retomada de J. Sweeney y R. Sweeney, “Monetary Theory and the Great Capitol Hill Baby-sitting Controversy”, Journal of Money, Credit and Banking, febrero de 1977 para ilustrar una recesión de una economía hipotética.

Durante la década de los años setenta los Sweeney eran miembros de una cooperativa de niñeras, conformado en su mayoría por parejas jóvenes –unas 150 parejas- estas estaban insertadas en un mercado laboral que les permitía emplearse en jornadas laborales de medio tiempo, por lo tanto, estaban dispuestas a cuidar niños ajenos a cambio de una renta. La forma de pago se hacía con cupones cuyo valor unitario equivalía a una hora de cuidado de los niños. Como las parejas partían de la idea de que no era difícil cuidar niños ajenos, el sistema tenía una buena base para el comercio de horas-niñeras.

Al principio se entregó un cupón a cada pareja y el sistema funcionó muy bien. El bienestar de cada una aumentó porque cuando salían era más fácil obtener el servicio. Pero la cosa no era así de simple. Resulta que el sistema requiere que haya una buena cantidad de cupones en circulación para garantizar el buen funcionamiento de este sistema, por otro lado, las parejas pagaban cuotas de suscripción en cupones que se utilizaban para pagar a los administradores y otros asuntos de la cooperativa, pero estos detalles no importan, el asunto aquí es que llegó un momento en que había pocos cupones en circulación.

Si una pareja quería salir con mayor frecuencia necesitaba más cupones de los que tenía.  Algunas parejas comenzaron a atesorar sus cupones –generar reservas- otras pensaban que los necesitarían para emergencias y comenzaron de igual forma a reservarlos y poco a poco las salidas nocturnas se redujeron paulatinamente. Esta acumulación se compensaba con el agotamiento de las reservas de otras parejas, pero en el largo plazo cada pareja en promedio probablemente habría acumulado suficientes cupones como para salir varias veces en las épocas que cuidaban niños. La decisión de una pareja de salir era la oportunidad de otra de cuidar niños, las oportunidades de cuidar niños comenzaron a volverse escasas, lo que hizo que las parejas se hicieran aún más renuentes a utilizar sus reservas excepto en casos especiales, lo que hizo que las oportunidades de cuidar niños fueran aún más escasas…

Todo eso llevó a un círculo vicioso: los miembros de la cooperativa se fueron quedando en casa por temor a gastar sus cupones. Y, aunque querían ganarlos para enfrentar emergencias, no podían hacerlo porque las demás parejas también dejaron de salir por la misma razón. Todos querían prestar servicios de niñera, pero nadie quería contratarlos. En resumen, la cooperativa entró en una recesión.

Es muy cierto que este es un ejemplo fuera de la realidad, pues en una economía global existen, millones de personas que tienen diferentes niveles de capital humano y capacidades, utilizan numerosos tipos de herramientas y maquinarias para producir millones de bienes y servicios ¿Por qué, entonces perdemos el tiempo hablando de una cooperativa de niñeras puramente imaginaria e irreal? Gran parte de la teoría económica se ocupa de analizar modelos de este tipo, es decir, economías imaginarias, sin embargo ¿Por qué hacen esto los economistas y qué pueden esperar del mundo real de esa manera?

Pues bien, la economía global es demasiada compleja para ser analizada a detalle, puesto que se necesitarían demasiados estudios para analizar y describir todas las posibles decisiones que podrían haber tomado las empresas, los consumidores y los gobiernos. Utilizando modelos económicos sencillos, los economistas pretenden descubrir principios generales que se apliquen en situaciones realistas más complejas. Es necesario simplificar para no ahogarse en detalles irrelevantes; la clave está en excluir solamente los detalles que sean realmente irrelevantes para el problema o la cuestión estudiada.

La economía de esta cooperativa es puramente imaginaria sin embargo hay que terminar de contar esta historia y hay que explicar al lector como es que la cooperativa pudo salir de esta recesión y posteriormente aterrizarla en el caso de México y la Economía Mundial.

Hay que retomar dos cuestiones aquí, ¿cómo ocurren las recesiones? y cómo se debe lidiar con ellas. En primer lugar hay que saber que la cooperativa no entró en recesión por una mala administración el problema no tiene que ver por esa vertiente, sino simplemente con una escasez y muy poco tiempo del servicio para prestar, debido a que la gente estaba tratando de acumular los cupones para el cuidado de los niños –efectivo- por otro lado ¿cuál es la solución?

En un inicio se le dio tratamiento al problema con acciones directas, es decir se aprobó una regla la cual exige que cada pareja saliera al menos dos veces al mes, sin embargo esta medida no funcionó. Y es que en el fondo el problema era que había muy pocos cupones circulando, así finalmente el suministro de cupones se incrementó y con mayores reservas de cupones las parejas estuvieron más dispuestas a salir, lo que generó abundancia de oportunidades para cuidar niños e hizo que las parejas estuvieran aún más dispuestas a salir, eso puso en movimiento todo el sistema y la cooperativa funcionó muy bien, el “producto bruto de cuidado de los niños” incrementó y esto no fue gracias a que las parejas mejoraran las condiciones en el cuidado de los niños o porque la cooperativa hubiera pasado por algún proceso de reforma, esto sucedió gracias a una distorsión monetaria.

En pocas palabras las recesiones se pueden combatir simplemente imprimiendo dinero como ocurrió en la década de los treinta. En una economía el emisor de cupones es el Banco Central, en nuestro caso el Banco de México cuyo fin es velar por el poder adquisitivo de la moneda.

Si bien es sabido que el número de cupones aumentó hasta que rebasó con mucho la oferta de servicios de cuidado infantil. La cooperativa ahora se vio metida en otro tipo de problema: un proceso inflacionario, sólo que la inflación estaba reprimida por la regla de un cupón = una hora de niñera. Finalmente, encontró la manera de manejar con mayor precisión el volumen de cupones en circulación.

Ésta analogía que acabo de utilizar nos sirvió para ilustrar algunos de los problemas de la teoría y la política monetaria. En especial, la historia sirve para entender cómo la política monetaria puede fomentar o reprimir el nivel de actividad económica.

A finales del año 2008, México ha sido golpeado ante la eminente crisis financiera que estamos viviendo hoy en día. Esta última crisis nos coloca en un panorama donde no caben las noticias sobre el tema en nuestros televisores, internet, periódicos revistas etc…, (para quienes lo leen). Esto a la vez detona un bombardeo con términos que muchas veces están fuera de nuestro entendimiento o simplemente no nos interesa conocer su significado porque no forman parte de nuestro lenguaje cotidiano. La realidad a todo esto es que, estamos en una crisis que, sin lugar a dudas nos comienza “a pegar” y con esto se vienen una serie de preguntas relacionadas al tema, ya que, en caso contrario ni siquiera estaría escribiendo estas líneas.

Como economista, y docente de asignaturas relacionadas con la Economía Internacional me he dado a la tarea de incluir este escrito en mi blog para disipar algunas dudas al respecto, que, día a día surgen preguntas y considero es obligación de todos tener conocimiento de este tema, estemos o no familiarizados con tópicos económico-financieros debido que a todos nos afecta, ya sea de forma directa o indirecta.

La lógica oculta de la vida nos dice que en todo momento estamos en contacto con el dinero, (un bien escaso) y que además buscamos hacer uso óptimo de este, ya que, todo bien escaso es deseado por naturaleza del hombre, sin embargo, debido a que nuestras gustos, preferencias y necesidades son ilimitadas y más aún cuando nuestra renta incrementa, nos vemos en el dilema de hacer uso eficiente de los recursos, sin embargo, el sector productivo no está exento de eficientizar el uso de sus insumos tanto en el corto y largo plazo, pero, vuelvo a repetir, todos estos recursos son escasos y ahí surge el por qué de la Economía y muchas veces voy a recurrir a esta postura para dar la explicación del porqué del comportamiento de las fuerzas del mercado –oferta y demanda-.

Continúa en:

Entendiendo la Crisis Financiera Mundial, y sus repercusiones en la Economía Mexicana

-2da parte- ¿Cómo se origino la crisis financiera actual?

A mediados de los 80’s el sector público era quien regulaba la actividad productiva mediante la canalización de subsidios a los sectores claves de la economía. En los 90’s ante la necesidad de implementar cambios estructurales, la economía mexicana modificó su estructura fiscal con cambios estratégicos como: desincorporación de empresas paraestatales y mejoras en la recaudación de los impuestos así como incrementos en la base gravamen y la simplificación de trámites. Una de las principales modificaciones fue la reducción del IVA en 1990 del 15 al 10%, sin embargo la necesidad de fortalecer las finanzas con fuentes de recaudación más estables conducen a que en 1995 se regrese a la tasa del 15% . Estas reformas fueron eficientes durante algunos años, ejemplo de esto es que se pudo renegociar el plazo para el pago de la deuda externa así como la tasa de interés que se pagaba por la misma, ofrecer servicios más eficientes, invertir en proyectos productivos y destinar mayores recursos a la inversión pública.
Por su parte los egresos se ajustaron a la baja y con mayor equidad en su distribución eliminando los subsidios innecesarios mediante el ajuste de los precios relativos de los bienes que comercializaba el gobierno por medio de las empresas paraestatales, mismos que retomaron un nivel competitivo internacionalmente en conjunto con la apertura comercial y se dio especial énfasis a las recaudaciones estatales y municipales para su posterior erogación en las finanzas locales. El relativo fortalecimiento de las finanzas permitió compensar importantes efectos de las variaciones en el tipo de cambio y en las tasas de interés y actividad económica. A pesar del esfuerzo fiscal, los retrazos en las reformas no se han hecho esperar, a partir de la segunda mitad de la década de los 90´s un grave problema ha sido el aumento en la evasión fiscal.
Por otro lado, la desproporción con la que se ha gravado al capital y al trabajo ha sido uno de los principales problemas fiscales que ha aquejado a las finanzas públicas. Ya que el crecimiento del comercio informal ha impedido el incremento de ingresos al erario público, pero al mismo tiempo, se ha limitado la participación del capital de riesgo para inversiones productivas. Han sido significativos los avances logrados en el ámbito de las telecomunicaciones y el transporte, sin embargo, sus frutos se han visto opacados por atrasos en la generación de energía eléctrica e hidrocarburos.
Es así que las reformas fiscales no han reducido la dependencia de los ingresos públicos a los recursos derivados del petróleo a pesar de la despetrolización de la economía, dando un importante impulso a las exportaciones manufactureras. Con esto también se ha limitado a la capacidad de inversión de capital exterior en sectores estratégicos de la economía impidiendo así que se cumplan las funciones sociales prioritarias de fomento a la inversión y a la competitividad generación de empleos carga impositiva equitativa para distintos sectores sociales. También es importante rescatar que a la entrada en vigor del TLC se incrementaron los ingresos por concepto de exportaciones; sin embargo, la falta de modernización del aparato productivo y que por tanto genera desventajas, desalienta los ingresos y limita la competitividad con los socios comerciales debido también a menores subsidios respecto a los exteriores.
A principios de 1995 México estaba en un régimen cambiario de libre flotación controlando el Banco de México la base monetaria a través del manejo discrecional del crédito interno neto convirtiéndose este en el ancla nominal de los precios. El Banco de México a inicios de 1995 decide fijar un límite de crecimiento del crédito interno neto coadyuvando esto a que los agentes económicos puedan dar un seguimiento a la política monetaria que se está llevando a cabo y evitar expectativas inflacionarias que puedan causar la disminución de las reservas internacionales. A través del establecimiento de un programa monetario vamos a conocer estas expectativas.

Los programas monetarios de manera general se plantearon como regla básica de operación lo siguiente:

1) No generar ni sobrantes ni faltantes de liquidez en el mercado de dinero. Esto quiere decir que en la determinación de las operaciones de mercado abierto el Instituto central persiga un objetivo cero en el saldo acumulado de las cuentas corrientes que le lleva la banca.
2) La facultad del Banco de México para modificar su postura de la política monetaria ante cualquier eventualidad que pusiera en riesgo el cumplimiento de sus objetivos de inflación –en particular hacerla restrictiva- en particular cuando se detecten presiones inflacionarias, perturbaciones exógenas sobre los precios, cuando sea necesario restaurar el orden en los mercados de dinero y cambiario y cuando las expectativas de inflación se desvían de acuerdo al objetivo de inflación.
3) Fortalecimiento de los mecanismos de comunicación entre el Instituto Central y los agentes económicos.

En forma particular se incorporan elementos adicionales. Para el programa monetario en 1995 se formuló con el establecimiento de un límite del crecimiento del crédito interno neto para satisfacer la demanda de la base monetaria en el evento de que la reserva internacional no aumentara. Cabe destacar que el monto establecido no es una meta sino un máximo. Los pasivos del banco derivados de créditos con propósitos de regulación cambiaria no se restan de los activos internacionales para determinar dicha reserva. Para 1996 se determinaron los límites trimestrales de las variaciones del crédito interno neto, para esto se modificó en su caso las condiciones de suministro del crédito primario para procurar el orden de los mercados financieros y de cambios. Las políticas adoptadas en el Programa Monetario de 1997 fueron efectivas para ajustar a la baja las expectativas inflacionarias. Para 1998 además de los objetivos generales que ya se mencionaron el Banco de México tomó una postura de vigilante para detectar cambios en el entorno económico que pudieran afectar a nuestra economía y en particular a la inflación. Para 1999 el Programa Monetario se fijó como objetivo una tasa de inflación anual de 13% ajustando diariamente la oferta de dinero primario con la demanda, y la publicación de la trayectoria diaria anticipada para el año de la base monetaria para el 2000 incorpora elementos adicionales como la publicación de la trayectoria diaria estimada de la demanda de la base monetaria, fijación de límites trimestrales a la variación del crédito interno neto. Todas estas acciones de la política monetaria buscaron el cumplimiento de la meta de inflación.

Dinámica inflacionaria 90′s

Publicado: 15 mayo 2007 en Pendiente
En 1990, para consolidar el control de la inflación se redujo el desliz cambiario aplicando una política monetaria prudente y también se corrigieron los rezagos de algunos de los precios controlados, respecto de los internacionales, pero al presentarse dicha corrección se elevó temporalmente un crecimiento en el nivel de precios. Durante 1991 se avanzó sustancialmente en el control de la inflación y se logró una tasa más baja que en trece años anteriores. Esto fue posible gracias a la consolidación del saneamiento de las finanzas públicas y a una política monetaria prudente. En los dos últimos meses del año, los precios incorporaron los ajustes a la baja derivados de la disminución en la tasa general del IVA que pasa del 15 al 10%. En 1992, el control de la inflación se alcanzó pese a la decisión adoptada en cuanto a profundizar el proceso de liberalización de precios de mercancías y servicios básicos. El mecanismo principal de ajuste de esta variable fue el desliz cambiario que también logró un saneamiento fiscal. Esto también obedece a la aplicación de una política monetaria prudente que permitió conservar la confianza en ella, favoreciendo la disminución de la inercia inflacionaria. Durante 1993 la inflación anual fue menor al 10% mientras que el INPC, sin incluir el petróleo crudo de exportación aumentó 5.9%. Este logro fue resultado de la perseverancia en la aplicación de una política monetaria prudente, disciplina en el manejo de las finanzas públicas, apertura de la economía y un manejo congruente con la estabilización de precios. La moderada inflación de 1994 es atribuible a varios factores:
a) la consolidación de la apertura comercial de la economía que ha roto situaciones monopólicos y ha dado una mayor flexibilidad a la oferta de bienes y servicios para responder con rapidez ante aumentos de la demanda interna sin provocar elevaciones en los precios.
b) la reducción de los márgenes de comercialización de los bienes importados y, en consecuencia de los internos.
c) una política monetaria orientada a disminuir la inflación.
Por estos factores, la elevación del tipo de cambio dentro de su banda de flotación tuvo un impacto limitado sobre el crecimiento de los precios. En 1995 las políticas monetarias y fiscales se orientaron a crear condiciones favorables para abatir las presiones inflacionarias, dado que el ajuste del tipo de cambio ocurrido en diciembre de 1994 y la depreciación acumulada de la moneda nacional a lo largo de 1995 ejercieron un fuerte impacto sobre el INPC, estos movimientos afectaron directamente los precios de las mercancías, en virtud de que éstas en su mayoría son comerciables internacionalmente. Así, a partir de abril de 1995 la tasa general del IVA se aumentó del 10 al 15%. Esto explica una buena parte de la elevada tasa de inflación que se registró durante ese mes. Se reestableció la práctica de fijar los precios y tarifas de productos públicos comerciables considerando a sus referencias internacionales. Durante 1996 la tasa de inflación fue menor que la de 1995, sus variaciones se afectaron por las variaciones en el tipo de cambio por el retraso en la aplicación de los aumentos en los precios y tarifas del sector público, además de los energéticos. En 1997 la inflación ascendió por variaciones del tipo de cambio en los últimos meses de 1996, y por los aumentos dados en los precios y salarios del sector público y de los salarios mínimos. En 1998 las expectativas a la alza de la inflación se dieron por la inestabilidad de los mercados financieros internacionales, la baja de los precios del petróleo y el deterioro de los términos de intercambio. En 1999 se dio una baja tasa de inflación debido a la aplicación de una política monetaria congruente, la apreciación y posterior estabilidad del tipo de cambio, disminución de precios en frutas y verduras, el comportamiento de los precios de los bienes y servicios suministrados por el sector publico además de una sólida política fiscal que se enfoque a la reducción de la inflación.
Uno de los principales factores estructurales que contribuyeron a la fractura del nuevo modelo económico neoliberal obedece en parte a lo referente a la apertura comercial que como fenómeno de transformación en México había iniciado desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari. En una economía abierta a la competencia externa, el exceso de demanda causado por el flujo de divisas tiende a presionar más fuertemente los precios de los bienes no comerciables, puesto que su precio se determina dentro del país. En cambio, un exceso de demanda generado por las entradas de divisas aumenta la demanda de productos comerciales y su precio no aumenta en la misma proporción debido a que, con una economía abierta al comercio habrá una cantidad ilimitada de bienes para satisfacer la demanda que sea necesaria. Por lo tanto, los efectos de una gran entrada de divisas son una apreciación del tipo de cambio y una distorsión entre los precios de los bienes no comerciables, donde los primeros aumentan más rápidamente que los segundos. Esto también conducirá a un debilitamiento de la planta productiva ocasionado por los diferenciales de las tasas de interés y la sobre valuación del tipo de cambio.
Sin duda otro factor estructural que contribuye a desmoronamiento del modelo económico es la ya mencionada firma del TLCAN, que desde nuestro punto de vista se firma en condiciones desfavorables para nuestro país. Ello en virtud de que se carecía de marcos regulatorios que protegieran e impulsaran a la planta productiva nacional, aunado a ello se tiene el fenómeno previamente descrito en donde actúan las tasas de interés y la sobre valuación del tipo de cambio, ya que junto con el flujo de capitales del exterior terminaron por debilitar el aparato productivo interno hasta hacerlo quebrar.
Otro factor de suma importancia es la contracción fiscal que se sufrió, dado que se carecieron de medidas fiscales que ayudaran en el control de la inflación y del gasto público para así provocar un crecimiento en la demanda agregada. Este suceso se sigue repitiendo pues podemos decir que al cabo de 10 años el país sigue sufriendo de una miscelánea fiscal adecuada para promover el crecimiento económico. Además el hecho de que las empresas perdieran productividad sostiene a su vez una relación con los niveles de empleo. En esta materia las cifras nos dejan ver que el personal ocupado de la industria manufacturera registrado en 1993 sufrió una reducción aproximada del 12.1% con respecto a 1989. esto también llevaría a un estancamiento en el crecimiento del PIB. Entonces podemos decir que el factor estructural que influyó en la fractura del modelo fue la incapacidad del gobierno para aumentar el número de empleo en ramas altamente productivas de la economía. La principal preocupación del política económica era velar por la estabilidad en el nivel de precios, pero a larga y en conjunto con los factores anteriormente expuestos pagó un costo muy alto pues se produjo una desaceleración en el crecimiento del PIB y un enorme déficit comercial y de la balanza de pagos.
Podemos concluir que los mecanismos utilizados para la utilización de la política económica en parte propiciaron la ruptura del nuevo esquema dado que se dejaron de lado factores importantes que invariablemente tenía que acompañar al modelo económico neoliberal. En general, las medidas que se llevaron a cabo eran idóneas para enfrentar perturbaciones transitorias, y por lo tanto no resultaron suficientes para preservar la estabilidad económica.
dvlzq