¿Cómo pagar tu primera computadora y no ahorcar tu presupuesto?

Publicado: 26 agosto 2013 en Artículos externos, Finanzas, Noticias
Etiquetas:,

Sólo hay una cosa más complicada que elegir la computadora indicada: pagarlo. De entre todas las opciones a crédito que existen para hacerte de herramienta como esta, ¿sabes cuál le conviene más a tu estilo de vida y presupuesto?

Hoy en día, no importa a lo que te dediques, siempre necesitaremos tener una computadora a nuestra mano. De acuerdo al INEGI, en mayo de 2010 existían en nuestro país 38.9 millones de usuarios de computadora y 32.8 millones de personas con acceso a internet; el grupo de edad más nutrido entre los usuarios era, en ese año, el conformado por los jóvenes de 12 a 24 años, y lo más sorprendente de todo es que ésta tendencia crece día a día exponencialmente y, en la mayoría de los algunos casos, los precios van a la baja.

A todo esto, adquirir una computadora, en muchas familias sigue siendo un tema de discusión ya que esto puede ir en detrimento a nuestro presupuesto. Más todavía si hemos de aprovechar alguna de las opciones de pago a crédito que suelen ofrecer tanto instituciones financieras como tiendas departamentales.

Antes de firmar, detente un momento para revisar qué forma de pago te conviene más.

¿Sabías que cada opción de crédito implica un desembolso distinto al que habrías hecho pagando en efectivo o con tarjeta de débito? Es decir, ¿que podrías terminar gastando hasta 25% más de lo que costaba el producto? No te metas en aprietos financieros y toma nota de lo que a continuación te presento.

¿Vale la pena comprar a crédito?

La respuesta es sencilla: sí. O al menos siempre y cuando lleves tus finanzas responsablemente. Y tengas toda la información completa respecto a cada esquema, sin embargo, esto casi no suele suceder.

Comprar a crédito una computadora te permite sacarle provecho sin que cuentes con todo el dinero necesario para pagarla en ese momento. Pero, aun teniendo el suficiente, puede traerte beneficios como la posibilidad de destinar tu dinero a otros fines que, incluso, pueden generarte rendimiento mientras vas pagando tu compra mes tras mes.

Sin embargo, vale la pena conocer cada mecanismo de financiamiento o crédito para saber a qué te comprometes y si a largo plazo te resultará conveniente.

Tarjeta de crédito

Mecanismo más conocido y común. Actualmente tramitar una es muy sencillo, basta cumplir con los requisitos que cada institución solicita y tener un historial crediticio sin adeudos en el Buró de Crédito.

Cuando compres tu equipo, el banco o institución que te otorgó el plástico te irá cobrando mes con mes intereses, hasta que logres liquidar el costo total del aparato. A menos, claro, que lo hayas comprado a meses sin interese

Si no liquidas la totalidad en el periodo correspondiente a la compra, terminarás pagando más por tu computadora que si la hubieras adquirido de contado. Por ello, es importante que antes de firmar pienses que no se trata de un “dinerito extra”, sino de un préstamo que –por las buenas o las malas– tendrás que pagar algún día.

Tarjeta de crédito – Meses sin intereses –

Se trata de una de las promociones más atractivas para los tarjetahabientes. Bajo este esquema de pagos irás abonando a tu tarjeta el precio de contado en un número determinado de meses, sin tener que amortizar interés alguno (a menos que te atrases, claro). Esta forma de incentivar el consumo es muy útil, siempre y cuando la utilicemos racionalmente y no por impulso. Para poder acceder a ella bastará tener alguna tarjeta de crédito participante en la promoción.

– Crédito a pagos fijos

Esta forma de pago consiste en hacer un desembolso por el mismo monto de forma periódica (semana, quincena o mes) durante el tiempo que se haya establecido en un inicio. Para proveerte de más información sobre este esquema nos dimos a la tarea de visitar un establecimiento que ofrece este tipo de servicio.

Elegimos una computadora de escritorio con un precio de 8,999 pesos de contado, pero que también podía irse pagando semanalmente en 52 pagos de 217 pesos cada uno. Mira lo que encontramos:

Cuadro 2

¿Qué pasó? ¿De dónde salió ese 25.4% extra? Vamos por partes. De contado habrías pagado 8,999 pesos, pero bajo este esquema de financiamiento acabarías pagando 11,284. Es decir, 2,285 pesos más.

A pesar de que los abonos semanales te pueden parecer pequeños, de acuerdo con este ejemplo estarías desembolsando mensualmente 940 pesos, monto que ya no es tan pequeño. Si en vez de recurrir a este esquema, optas por uno de meses sin intereses (12), el pago mensual sería de 750 pesos. Es decir, 25% menos.

La mayor ventaja de este tipo de créditos son los pocos requisitos que necesitas cumplir para acceder a ellos (en ocasiones basta con presentar una identificación oficial, un comprobante de ingresos y uno de domicilio). Ello sin mencionar que puedes elegir la frecuencia con la que deseas realizar el pago.

Recuerda que si vas a echar mano de este tipo de crédito, debes leer detenidamente cualquier documento antes de firmarlo.

-Cargo a tu recibo telefónico

De algunos años a hoy, este tipo de financiamiento ha cobrado relevancia. Se trata de un esquema en el que una empresa de servicio telefónico te ofrece algún producto, cargándolo automáticamente a tu recibo de teléfono. La ventaja más notable es la comodidad de pagar a un solo proveedor tu computadora y los servicios, además de que podrás elegir el plazo para hacerlo (por lo general 12, 24 o 36 meses).

El requisito indispensable es tener contratada una línea de servicio telefónico –en algunos casos también de internet– con el proveedor que ofrece el crédito. En ocasiones también pueden solicitarte por lo menos seis meses de antigüedad con el servicio.

Observa el siguiente ejemplo de la compra de un ordenador de escritorio, en el que se comparan el pago de contado y este tipo de créditos, a un precio de 9,857 pesos bajo un esquema de 12 meses.

cuadro1

 A diferencia de una compra en efectivo, en este esquema de financiamiento terminarías pagando, al finalizar el periodo, 1,516 pesos más; esto es, 15.38%. Si, por el contrario, recurres a otro esquema, por ejemplo, meses sin intereses al mismo plazo (12 meses), pagarías mensualmente 821 pesos en vez de los 878 pesos que éste te ofrece; es decir, 7% más.

Te recomendamos investigar las políticas de devolución que tienen estas empresas, pues en ocasiones solamente podrás devolver el equipo dentro de los cinco días hábiles siguientes a la entrega.

¿Qué te recomiendo?

  1. Identifica claramente cuáles son tus necesidades, antes de comprar una computadora analiza que componentes son los que más utilizaras, recuerda que la computadora perfecta es aquella que se adapta a tus necesidades
  2. Compra en establecimientos formales y solicita información sobre la garantía del producto.
  3. Ten paciencia. El mejor comprador, no es el que gasta menos, sino el que gasta mejor. Tómate tu tiempo para planear y comprar, así harás una compra inteligente y responsable.
  4. Compara en por lo menos tres establecimientos para que elijas la que más se adapta a tu presupuesto, puedes encontrar variaciones en el precio arriba de mi lesos.
  5. Toma en cuenta tu situación financiera. Debes ser consiente cuánto tienes y puedes gastar.
  6.  Evalúa si hay existencia de algún costo de oportunidad
  7. Antes de comprar a plazo, recuerda que los pagos chiquitos no siempre lo son debido a los intereses que generan.
  8. Infórmate sobre el costo de cada uno de los financiamientos que tienes a elegir.
  9. Considera que pagar un financiamiento es aumentar el costo final de la computadora; analiza cuánto quieres gastar, tomando en cuenta esos costos.

 

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.