Archivos para febrero, 2012

Advertencia: En este apartado se expone el punto de vista del autor y una postura disidente sobre la metodología adoptando un enfoque de escepticismo epistemológico qué puede contradecir algunos referentes teóricos sobre la metodología de investigación, en este caso, la comprensión de la ciencia económica.

Este es un fragmento de los apuntes de Econometría y Modelos de Proyección Financiera, si se requiere más información favor de contactar vía twitter @DavidVAlquicira

Recientemente me he dado cuenta que mi relación con la realidad puede resultar más complicada de lo que se pueda percibir, desde el momento en que estamos en esta vida y tenemos conciencia, pensamientos y acciones y nuestra influencia sobre la realidad puede resultar una relación un tanto complicada generando ciertas deficiencias frente a la actitud que tengamos ante esta realidad, de ahí, que los errores que como sociedad hemos cometido son factores causales que configuran el curso de nuestro haber.

Mi labor como docente es generar conocimiento –al menos en mi cátedra– sin embargo, el conocimiento hoy en día se debe presentar con afirmaciones verdaderas, la cual le corresponderán hechos para que los alumnos puedan comprender con mayor facilidad la realidad que todo docente pretende presentar a través de sus esquematizaciones o uso de modelos y así lograr sus objetivos académicos. A estas afirmaciones deber haber una correspondencia de hechos pero mutuamente independientes, es este requisito el que no puede  cumplirse cuando nuestro pensamiento forma parte de aquello en lo que  pensamos, sin embargo, ¿Qué pasa cuando presentamos afirmaciones que llegan a ser relativas? ¿Deben asumirse como falsas, temporales o relativas?. Considero que no, ya que, el conocimiento de los seres humanos resulta incompleto, y por lo tanto la comprensión de la realidad es imperfecta, y esa imperfección llegará a formar parte de nuestra realidad, o al menos es así como deberían entenderlo los docentes -facilitadores, como se les dice hoy en día, término el cual tendríamos que analizar, pero en otro artículo- . Tal vez ese es el origen por la que nuestra sociedad presenta una actitud despreocupada e incapaz de enfrentarse a una realidad “relativamente verdadera”, y por eso sigue cometiendo los mismos errores y ese quizá sea el punto por el cual nuestra sociedad siga engañada una y otra vez percibiendo como realidad lo que de hecho puede ver y comprobar.

Nuestra comprensión de una “realidad relativamente verdadera” es intrínsecamente imperfecta la cual todos adolecemos de ella y estas verdades relativas son tan manipulables, -especialmente por autoridades-  que hace que se pueda prescindir de la búsqueda de ella misma, tal vez, esa sea la razón por la que los alumnos asumen como verdad toda afirmación de un docente a pesar de que no haya correspondencia de hechos, pues concebimos a la realidad todo lo que de hecho existe o sucede, entonces, comprendamos que existen muchas realidades, por lo tanto ¿quien conoce la absoluta?

Nuestro pensamiento forma parte de todo aquello que pensamos y esto tiene implicaciones tanto para nuestro pensamiento como para una realidad relativa y la cual, la economía forma parte de ella, así como el análisis económico partiendo de un conocimiento imperfecto, de hecho, si revisamos un poco la historia del pensamiento económico, cada una de las afirmaciones que eran establecidas le correspondían hechos, como la Ley de Say, la cual establecía que la oferta genera su propia demanda, sin embargo las observaciones podían partir desde un conjunto de datos o información e inclusive de manera empírica para establecer dicha ley, hasta no ser que, los hechos de la crisis de la Gran Depresión rompieron todos los esquemas de los modelos clásicos que se habían establecido, es decir, la ley de Say fue verdadera hasta que ésta fue falsada, por lo tanto, es aquí cuando digo que las realidad puede ser temporal. Tal vez sea esta la razón por la que pueda tener un punto de vista disidente del método deductivo, pues la generación del conocimiento a partir de observaciones particulares resulta para mi, una forma insuficiente para establecer generalizaciones con criterios de verdad fuera de toda duda a partir de observaciones individuales, por muy numerosas que éstas sean.

Por esta razón, la concepción de la ciencia económica funcionaría mejor si adoptásemos una actitud de escepticismo epistemológico. Las leyes científicas deben tratase como hipótesis provisionalmente válidas a no ser que, o hasta que, sean falsadas como sucedió en su momento con la Ley de Say. En su momento David Hume mostró que  no existe ninguna cantidad suficiente de enunciados de observaciones particulares que nos permita inferir lógicamente, y sin restricciones, un enunciado general o ley. misma postura que he decidido adoptar el cual el filósofo Popper llama “El problema de Hume”.

En el estudio de la economía, se ha perfilado cada vez con mayor claridad en dos grupos de economistas, diferenciados principalmente a su concepción de la  realidad, tal vez esa es la razón por la cual resulta difícil coincidir en cuanto al establecimiento de relaciones lógicas y mutuamente independientes ente afirmaciones sobre los hechos que nos rodean, y es en este análisis económico donde existen los métodos cuantitativos en general -econometría en partícular- principal distinción de los dos grupos que hago mención.

Por un lado se encuentran aquellos analistas económicos escépticos del uso de estos métodos que nos ayudan a esquematizar la realidad un tanto compleja en simples modelos y que, por lo tanto, consideran que los resultados numéricos derivados de ellos son inútiles ya que, consideran que es ocioso esquematizar una realidad un tanto compleja –incompleta diría yo–  como por el hecho que los supuestos en los que se basan todos ellos  están fuera de la realidad. Entonces, si acabo de mencionar que una afirmación debe aceptarse como verdadera si a ésta le corresponden hechos, ¿Qué se puede esperar de un modelo que intenta explicar una realidad si a través de los supuestos en los que se sustenta se omiten hechos que le pueden corresponder? la mayoría de los estudiantes consideran que la economía usa modelos matemáticos y por ende complicados para probar numéricamente lo que de antemano empíricamente ya se sabía. !Y quién no se ha percatado de la ley de oferta y demanda sin necesidad de usar un modelo económico?. Pues en los últimos  veinte años el uso de modelos matemáticos ha ganado terreno el interés de alumnos, profesores, tomadores de decisiones para fundamentar sus teorías y contrastar sus hipótesis.

Esto se debe a la complejidad del mundo contemporáneo que requiere de instrumentos que den claridad, orden y estructura a la comprensión a los fenómenos económicos, sin embargo también obedece a la necesidad del ser humano en la búsqueda de la verdad absoluta. Es por esto que no creo equivocarme al afirmar que precisamente para eso sirven los modelos, para cualquier intento de teoría para fundamentar afirmaciones relativas verdaderas, para poder representar algunos aspectos de la realidad la cual se pretende identificar, cuantificar y, sobre todo, sistematizar tendencias y hechos económicos que responden a regularidades en el tiempo.

Estos modelos matemáticos que parten de un sistema de información incompleta nos llevará a tomar decisiones, sin embargo, es en ese momento el cual no podemos  basarnos solo en el conocimiento. La  realidad no se da de manera independiente, sino que, está supeditada a  ella. Como resultado, nuestras decisiones no pueden corresponderse con lo   que haríamos si dispusiéramos de todos los datos pertinentes. En otras palabras: nuestra conducta no es enteramente racional como lo suguieren los textos sobre teoría económica.

No es razonable  pensar o creer que cualquier grupo de economistas pueda adquirir un conocimiento objetivo e imparcial de algo a lo que pertenecemos, o que podemos basar nuestras decisiones en  dicho conocimiento. Sin embargo, es esta una creencia ampliamente extendida queramos o no. En las economías reales, millones de personas que tienen diferentes niveles de capital humano  y capacidades utilizan numerosos tipos de herramientas y maquinarias para producir millones de bienes y servicios ¿Por qué, entonces perdemos el tiempo hablando de una economía puramente imaginaria e irreal? Gran parte de la teoría económica se ocupa de analizar modelos de este tipo, es decir, economías imaginarias las cuales no le corresponderán hechos, entonces, ¿Por qué hacen eso los economistas y qué pueden esperar del mundo real de esa manera?

Pues bien, las economías reales son demasiadas complejas para ser analizadas a detalle, puesto que se necesitarían demasiados estudios para analizar y describir todas las posibles decisiones que podrían haber tomado las empresas, los consumidores y los gobiernos, es decir tener acceso a una información más completa. Utilizando modelos económicos sencillos, los economistas pretenden descubrir principios generales que se apliquen en situaciones realistas más complejas. Es necesario simplificar para no ahogarse en detalles irrelevantes; la clave está  en excluir solamente los detalles que sean realmente irrelevantes para el problema o la cuestión estudiada.

Cualquier teoría económica es necesariamente una abstracción del mundo real, todo esto por la inmensa complejidad de la economía real imposibilitando comprender a la vez todas las interrelaciones; y tampoco para el caso todas estas interrelaciones son de igual importancia para la comprensión del fenómeno económico particular de estudio. Así, el procedimiento más razonable es elegir lo que, según nuestro criterio, son los factores y relaciones principales pertinentes del problema, y enfocar la atención sólo en éstos. Esta clase de marco analítico simplificado de forma deliberada se llama modelo económico, puesto que sólo es una estructura o representación aproximada de la economía relativamente verdadera.

Un modelo económico es simplemente un marco teórico, y no hay razón inherente de por qué debe ser matemático. Sin embargo, si el modelo es matemático, por lo general consistirá en un conjunto de ecuaciones diseñadas para describir la estructura del modelo. Al relacionar cierta cantidad de variables entre sí en ciertas maneras, estas ecuaciones dan forma matemática al conjunto de suposiciones analíticas que se han adoptado. Entonces, mediante la aplicación de las operaciones matemáticas de estas ecuaciones, se puede obtener una inferencia la cual nos va a conducir de manera lógica a las suposiciones que se establecieron previamente – realizados obviamente por el segundo grupo de economistas-.

Sin embargo la darse la tarea en la formulación de modelos nos enfrentamos a ventajas y desventajas.

  1. Dentro de las ventajas podemos mencionar que a través de ellos es el camino para la creación de una teoría, es decir, el modelo permite deducciones a partir de premisas, explicación y predicción, a menudo con resultados inesperados.
  2. Por otro lado, dentro de las desventajas, vemos un peligro en la excesiva simplificación: Para hacerla conceptualmente controlable tenemos que reducir la realidad a un “esqueleto conceptual”, dejando en pie la pregunta de si al proceder así no habremos amputado partes vitales de la anatomía.

Una vez mencionadas las ventajas de desventajas hay que hacer más alusión al segundo grupo de economistas, donde ya mencionamos que hacen uno de técnicas de estimación que generan resultados robustos desde el punto de vista estadístico matemático. Dentro de este grupo hay todavía un grupo reducido que se dedica a la elaboración de pronósticos de variables e indicadores. Hay que reconocer que habrá errores en la predicción dado que el mundo es estocástico, y no determinístico. Esto quiere decir  que estamos en un mundo donde prevalece la incertidumbre en todas las áreas del quehacer humano lo que hace que ocurran eventos totalmente impredecibles –la expansión de una epidemia, los ataques del 11 de Septiembre de 2001, conflictos sociales, políticos, desastres naturales etc.-

Estos acontecimientos que acabamos de mencionar hace afirmar la visión heterodoxa de pensamiento económico el cual explica que los individuos y en general los agentes económicos toman decisiones racionales en el sentido de ser lógicos y coherentes, pero limitados en cuanto a sus resultados, pues éstos pueden no ser los esperados por la falta de información y por otro lado las acciones desconocidas de los demás agentes que también determinan el comportamiento de los consumidores y productores

La antítesis a este pensamiento económico es la visión ortodoxa, esta es una de las escuelas dominantes más importantes y en la práctica esta visión o pensamiento económico, ha propuesto que la conducta de los seres humanos puede explicarse según un modelo que se basa en principios fundamentales lo que los economistas del primero grupo estarían afirmando.

Este tipo de pensamiento asume en forma implícita que los agentes son racionales, en el sentido de que las decisiones que toman son las mejores; es decir, maximizan su bienestar o utilidad. Esto supone información y conocimiento perfecto en el mercado, por lo que el método para representar este comportamiento implica en general la utilización de procesos matemáticos de maximización y minimización. Por otro lado se basa en el principio del equilibrio donde existe un mecanismo de ajuste que determina un precio de equilibrio, el cual, al satisfacer a los consumidores y productores, oferentes y demandantes, determina que queden satisfechos y que no haya excedentes en el mercado, lo que determina un precio y una cantidad de equilibrio. Por lo tanto podemos afirmar que los supuestos de conocimiento perfecto y comportamiento óptimo son fundamentales en esta visión.

La diferencia entre estas dos visiones surgen de dos principios fundamentales para la construcción de la teoría económica: el primero se refiere al comportamiento de los agentes económicos. La visión ortodoxa o neoclásica asume que los individuos se comportan de forma racional, en el sentido de que toman decisiones lógicas, coherentes y que, dada la información completa presente y futura del comportamiento del mercado, toman la decisión de maximizar sus beneficios o utilidad. La visión heterodoxa supone que el comportamiento de los individuos es de racionalidad limitada porque sus decisiones se construyen de forma lógica y coherente, pero aunque cuenten con mucha información, y aun cuando dispongan de toda la información, el comportamiento del mercado es incierto. Esta incertidumbre surge no sólo de la información limitada sino de la naturaleza misma del mercado: éste es el resultado de la acción simultánea de todos los agentes, productores, distribuidores y consumidores. Esto conduce a los agentes a tomar decisiones para actuar en ambientes de incertidumbre.

Cabe mencionar que la realización de predicciones ante este mundo de incertidumbre al cual estamos obligados a desenvolvernos, tenemos que recurrir a estimaciones econométricas del pasado, su elaboración más fina se basa también en una pre-lectura del futuro. Esto es lo que diferencia al econometrista tradicional –quien busca encontrar relaciones firmes del pasado– del econometrista pronosticador, quién además de hacer lo anterior pretende descubrir y construir el futuro desde hoy.

Los econometristas saben que cada vez estamos en un mundo donde los hechos aleatorios impredecibles y pueden generar conflictos al momento de modelar, sin embargo se pueden incorporar técnicas estadísticas que nos pueden ayudar a depurar. Por todo lo anterior, está más que claro que la modelación econométrica es un área muy exigente en cuanto a la necesidad de actualización académica permanente y desarrollo de habilidades de los modeladores.

Como objetivo principal de estos apuntes es adentrar a estudiantes  en el aprendizaje práctico y exhaustivo de la elaboración de los modelos económicos

La Falibilidad en el pensamiento económico

Hasta este momento el lector puede que esté totalmente convencido sobre la ventaja que he expuesto sobre el uso de modelos, sin embargo, hay algo que es cierto, o más bien una “verdad relativamente verdadera”, ¿los modelos económicos nos hacen una aproximación a una realidad que es temporal?, podemos mencionar varias evidencias donde podemos afirmar la efectividad de éstos modelos, sin embargo también puedo mostrar una serie de pronósticos que se realizando y finalmente no se llegaron a los resultados esperados.

De este punto quiero retomar un concepto que he adoptado en mi forma de pensamiento, y es el concepto de la Falibilidad  que fue empleada por el filósofo Karl Popper,  provenientes de sus estudios sobre el método científico. Popper parte del supuesto de que la ciencia no puede ser totalmente verdadera, sino que existe en los experimentos científicos un cierto grado de incertidumbre (información incompleta) que logra determinar, que la comprobación de algún experimento no es totalmente válida, y por lo tanto hay un cierto grado de falsedad que será verificable, –Como el caso de la Ley de Say– siempre y cuando sea refutada la tesis principal, para lo cual se requiere una constante búsqueda de la realidad que ésta es relativamente verdadera.

El economista, ya sea teórico o experimental partirá de enunciados donde se establezcan relaciones causales y poco a poco los irá contrastando por la experiencia a través de observaciones o modelaciones matemáticas. Si anteriormente hemos dicho que las relaciones causales las podemos representar a través de ecuaciones matemáticas podemos decir que se hará una inferencia inductiva cuando pasa de ser un enunciado singular a uno universal.  Popper rompe con la racionalidad de éste método y apunta que se comete el error de identificar a las ciencias empíricas como aquéllas que emplean el método inductivo,  pues cualquier conclusión que sacamos de este método tarde o temprano puede resultar falsa. En este sentido, podemos estar nosotros buscando relaciones causales y realizar estimaciones sin embargo llegará un momento en que partiendo de la relación causal proveniente de una metodología inductiva y no por el hecho de que en repetidos experimentos hayamos llegado a las mismas conclusiones podemos afirmar o concluir el origen de una teoría.

Anteriormente expuse que nuestra racionalidad proviene de la información que tomamos del universo, en cierta manera, los econometristas tradicionales buscarán explicar aquellas relaciones que ya fueron propuestas y corroboradas y el econometrista pronosticar en hallar nuevas relaciones causales, sin embargo siempre con grado de incertidumbre. Por lo tanto por  muchas pruebas que se tengan  para apoyar una teoría, nunca podemos estar seguros de que la siguiente observación no será verificable. De esta forma, una contrastación basada en observaciones particulares, lo único que hace es no refutar la teoría, pero no demuestra que sea una teoría en sí. Ésto no supone dejar de argumentar premisas que puedan ser defendibles para definir una teoría, estas premisas deben estar abiertas a discusión, pero que en ningún momento se pueden suponer como totalmente verdaderas como teorías.

A partir de aquí, Popper distingue entre la ciencia y la no-ciencia, concluyendo que a una teoría se le otorga el carácter de científica si es susceptible de ser falsada, en caso contrario, no es científica.

La falibilidad significa que nuestra comprensión del mundo en el cual vivimos es intrínsecamente imperfecta. de hecho siempre lo he dicho en mis cursos de economía, no hay información completa, de ahí es que retomo la premisa que es necesario conceptualizar la realidad bajo un enfoque más heterodoxo pues la razón humana es inherentemente imperfecta porque formamos parte de la realidad misma que sólo una parte de ella se puede comprender bien del todo, y de hecho el ser humano es un ser sujeto a cometer errores, por no decir que tiene la capacidad  intrínseca de razonar.

Es importante entender que la razón imperfecta es en si incompleta, ya que nuestro cerebro no puede comprender del todo la realidad sino que todo proviene a través de la información que se deriva de una realidad incompleta. En este sentido creo que para aplicar el principio de falibilidad humana, pues la gente es participativa, no tanto observadora, sin embargo el conocimiento que puede adquirir no es suficiente para guiar sus acciones aunque muchas veces creemos que así sea. Por lo tanto no puede basar sus decisiones sólo en ese conocimiento adquirido.

Por todo lo anterior, está más que claro que la modelación econométrica es un área muy exigente en cuanto a la necesidad de actualización académica permanente y desarrollo de habilidades de los modeladores y en mi caso tomar la modelación y análisis causal con una actitud de escepticismo epietemológico.

Como objetivo principal de estos apuntes es adentrar a los estudiantes en el aprendizaje práctico y exhaustivo de la elaboración de los modelos económicos y entender la cuasalidad que se establezca de las variables analizadas así como la interpretación de los resultados y pruebas de hipótesis que se realicen más adelante y establecer un punto discidente sobre la metodología deductiva en la ciencia económica.