Archivos para diciembre, 2009

A continuación se muestra el referente que hace Karl Popper sobre las leyes científicas.

Popper mantenía que la razón no es capaz de establecer generalizaciones con criterios de verdad fuera de toda duda. Si siquiera pueden verificarse las leyes científicas porque es imposible derivar generalizaciones universalmente válidas de observaciones individuales, por muy numerosas que sean, por lógica deductiva. El método científico funcionaría mejor si adoptásemos una actitud de escepticismo epistemológico. Las leyes científicas deben tratase como hipótesis provisionalmente válidas a no ser que, o hasta que, sean falsadas.

Karl Popper esquematizó el método científico a través de tres elementos y operaciones.

Los tres elementos eran las condiciones iniciales, las condiciones finales y las generalizaciones de validéz universal o leyes científicas.

Las tres operaciones eran la predicción, la explicación y la experimentación. Cuando las condiciones iniciales se combinan a través de leyes científicas, proporcionan una predicción. Cuando las condiciones finales se combinan a través de aquellas leyes científicas, proporcionan una predición. Cuando las condiciones finales se combinan a través de aquellas leyes, proporcionan una explicación. En este sentido, las predicciones y las explicaciones son simétricas y reversibles.

Lo que falta en este esquema es la verificación de las leyes y es aquí precisamente, la contribución de Popper a la comprensión del método científico. Popper afirmó que las leyes científicas no pueden ser verificadas; sólo pueden ser falseadas. Esto deben hacerse a través de la experimentación. Las leyes científicas pueden experimentarse comparando las condiciones iniciales con las finales. Si éstas no se adaptan a la ley científica en cuestión, esa ley ha sido falsada. Las proposiciones que no están sujetas a la falsación no pueden considerarse como científicas.

La perspectiva de Popper de que las leyes científicas no pueden verificarse resuelve el problema de la inducción, irresoluble de otro modo. El sol ha salido por el Este cada día desde que el hombre recuerda, pero ¿cómo sabemos que seguirá haciéndolo? El esquema de Popper hace innecesaria  la verificación al tratar las leyes científicas como provisionalmente válidas hasta que, y a no ser que, hayan sido falsadas. Las generalizaciones que no pueden ser falsadas no pueden considerarse científicas.

Anuncios

Los mercados de futuros se remontan hasta la Edad Media (mayor información sobre el mercado de derivados, consulte la entrada “Fundamentos del Mercado de derivados” en este mismo blog) .

En un principio se crearon para satisfacer las necesidades de agricultores y negociantes. Por ejemplo, considere la situación de un agricultor, en abril de un año determinado, que cosechará una cantidad “x” de grano en junio. Hay incertidumbre acerca del precio que el agricultor recibirá por grano. En épocas de escazes podría obtener precios relativamente altos, sobre todo si el agricultor no tiene prisa por vender. Por otro lado, en épocas de abundancia el grano tendría que desecharse a precios de liquidación. Tano el agricultor como su familia están claramente expuestos a un enorme riesgo.

Por otro lado, consideramos a una empresa que tiene una necesidad constante de grano. La empresa de igual manera está expuesta al riesgo de precio. En algunos años, una situación de superabundancia da lugar a precios desfavorables, pero, en otros años, la escasez ocasiona que los precios sean exorbitantes. Tiene sentido que el agricultor y la empresa se reúnan en Abril (incluso antes) y acuerden un precio por la producción de grano. Esto implica que establezcan un tipo de contrato de futuros. Este contrato ofrece a cada parte. una manera de eliminar el riesgo al que se enfrentan debido a la incertidumbre del precio futuro de grano.

En síntesis, afirmamos que un contrato de futuros es un acuerdo contractual en firma entre un comprador y un vendedor sobre un activo determinado en una fecha futura también determinada. El precio del contrato variará de acuerdo con el mercado, pero es fijo cuando la operación se cierra.

Podemos afirmar también que la principal función de los instrumentos derivados es la de cobertura de riesgos. La existencia de los mercados de derivados permite la distribución del riesgo, y como tal, contribuye a la eficiencia en la asignación de los recursos.

Con el nuevo orden economico establecido, los agentes económicos se dieron cuenta que la transferencia de riesgos en otros sectores de la economía era posible. Así, la cobertura de los riesgos financieros se constituyó como el área de instrumentos derivados de mayor crecimiento e innovación.

Cuando se acuerda un contrato de futuros, entre ambas partes el precio total del mismo no se paga en ese instante. En su lugar, ambas contrapartes hacen un pago inicial “de buena fe”, también llamado margen, a la cámara de compensación. Éste margen inicial generalmente es sólo un 5% o 10% del valor total del contrato. Éste porcentaje varía según los requisitos de los distintos mercados y contratos. Una vez que se ha comprado un contrato, se puede vender y cerrar en cualquier momento previo a la fecha de liquidación. Teniendo este aspecto presente,  el valor del contrato se ajusta al cierre de las operaciones bursátiles cada día que el mercado opere.

Las pérdidas o ganancias se descuentan o se abonan a las cuentas que las contrapartes tienen en la cámara de compensación. Los beneficios se pueden retirar. Si hay pérdidas hay que pagar un margen extra que se llama margen de variación. El pago del margen de variación asegura que el margen inicial se mantenga a un nivel constante. Lo habitual es que estos pagos deban hacerse de la misma divisa del contrato. Esto permite de alguna manera a que, el que pierde puede hacer frente a las perdidas y el que gana recibir sus beneficios. El pago de un margen en un contrato es, en efecto, una garantía de que cada una de las contrapartes respetará sus obligaciones. Los márgenes iniciales están sujetos a cambios dependiendo de la volatilidad del mercado y la percepción de riesgo. En algunos casos los contratos con vencimientos más próximos pueden requerir márgenes más altos.

Los participantes en este mercado son los hedgers (coberturistas). Éste agente requiere la cobertura de los riesgos a los que está expuesto en el mercado. Por otro lado tenemos a los especuladores, éste participante en el mercado es quien, sin la posesión de los activos subyacentes y asumiendo riesgos por lo general elevados, intenta anticipar los cambios en las tendencias de los precios y actúa de acuerdo a sus expectativas para beneficiarse de las posibles plusvalías. Éstos toman sus posiciones con base a sus expectativas de los movimientos del precio a futuro es decir, compran contratos de futuros –toman una posición larga- cuando esperan que los precios futuros suban y por otro lado venden contratos de futuros –toman una posición corta- cuando esperan que los precios futuros bajen.

Es aquí donde este escrito da un giro y hacer mención de George Soros.  Financiero, filátropo y filósofo de origen Húngaro, George Soros es adulado y temido al mismo tiempo. Es responsable de diversos «cracks del mercado de valores». Posee en la actualidad una fortuna estimada en 8 mil millones de dólares.  En su momento, declaró su intención de financiar las campañas para impedir la reelección de George W. Bush

Soros emigró a Inglaterra a consecuencia de la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente viaja a Estados Unidos donde a partir de 1969, decide independizarse establece un “hedge fund”, que más tarde se convertiría en el Quantum Fund (con domicilio en los paraísos fiscales de las Antillas holandesas y más tarde en Curazao). En 1992 ya era un inversionista multimillonario, alabado por la generosidad y creatividad de sus actividades filantrópicas. Sin embargo Soros un hombre con ambiciones, siempre buscó un golpe de negocios que no sólo le diera dinero sino que le generara publicidad para el mismo, misma que utilizará más tarde para promover sus operaciones en el mercado de valores.

Esta oportunidad Soros la halló en Gran Bretaña. En 1990 Gran Bretaña ingresó a un mecanismo de tipo de cambio fijo  (ERM-Exchange Rate Mechanism) del Sistema Monetario Europeo establecido con el propósito de que fuera una estación intermedia en la ruta de una moneda única para Europa. Sin embargo Gran Bretaña más tarde comprendió que no le agradaría estar sujeta a una Política Monetaria que estaba obligado a seguir. En este tiempo no existía un Banco central europeo

Ante un panorama de recesión profunda y un enfrentamiento por parte del Gobierno británico hacia un creciente descontento popular, los expertos rechazaban incipientemente retirarse del ERM, todo esto dio la pauta para que el mismo Soros hiciera una apuesta demasiado atrevida arriesgando diez billones a que la libra esterlina  en una posición corta.

La mecánica de esta apuesta es un tanto compleja. En primer lugar el Fondo Quantum de manera discreta establecía líneas de crédito que permitieran tomar prestados cerca de quince mil millones de libras esterlinas y convertir esa suma en dólares poco a poco. Posteriormente cuando el fondo estuviera en una posición larga en dólares (este tipo de posiciones da pie a ganar si el precio sube que es lo que hace el inversionista si compra divisas para este caso) y estuviese corto en libras (Ir en corto en algo es ponerse en posición de ganar si el precio cae), se debe iniciar con la especulación, para esto se requiere vender las libras esterlinas en un corto plazo y posteriormente dar a concer argumentos (principalmente en entrevistas, medios impresos de comunicación) de que la libra sería devaluada, ante la incipiente recesión económica en Gran Bretaña y todas las condiciones inherentes que la acompañan.  Esto más adelante provocaría retiros masivos de la divisa por parte de otros inversionistas, forzando al gobierno británico a devaluar y posteriormente abandonar el tipo de cambio fijo y establecerse bajo un régimen de libre flotación.

¿Qué hizo el gobierno ante este escenario perturbador?. El gobierno británico gastó cincuenta mil millones de dólares en los mercados de moneda extranjera defendiendo la libra, sin embargo esto no tuvo éxito. Posteriormente decidió elevar las tasas de interés para defender la moneda, pero nuevamente esto no resultó y sólo poco tiempo después Gran Bretaña se tuvo que retirar del ERM y dejar que la libra flotara. Con esta apuesta no sólo ganó Soros aproximadamente mil millones de dólares en ganancias de capital sino que se convirtió en el especulador más famoso de todos los tiempos.

¿Qué pasó aquí?, ¿George Soros causo una crisis?. Era evidente que las presiones sobre la moda se estaban acumulando poco a poco y muchos economistas comenzaban a sospechar que Gran Bretaña parmaneciera durante mucho tiempo con ERM. Sin embargo esta y otras preguntas quedarán sin respuesta y sólo dan pie a nuestra especulación.

Posiblemente la inclusión de Gran BRetaña al club monetario europeo estaba ya condenado al fracaso con o sin Soros. Es posible que George Soros únicamente adelantó este suceso  de algo que ya era inevitable, sin embargo, esto nuevamente queda en el aire sin respuests.

Las evidencias empíricas demuestran que realmente George Soros con esta acción específicamente le temrinó haciendo un favor a Gran Bretaña (a pesar de muchos).

Todo esto evienció que más tarde la caida de la libra en sí no generó una crisis económica: la moneda espontáneamente se estabilizó cerca de un 15% por debajo de su valor anterior. El gobierno ya no estaba condicionado defender la moneda y esto dió la posibilidad de disminuir las tasas de interés provocando una posición de políticamonetaria expansionista.

¿Qué aspectos se combinaron en todo este panorama? pues bajas tasas de interés, y una moneda más competitiva llevando a la economía inevitablmente a la pronta recuperación contribuyendo a la reducción del desempleo .

Su teoría básica es que los mercados son caóticos. El precio de las acciones, bonos y monedas dependen los seres humanos que las compran y venden, y estos inversionistas muchas veces actúan de acuerdo a sus emociones y no a pensamientos lógicos. Soros no cree en la teoría económica actual, la cual dice que los mercados son racionales y que los precios reflejan cada dato o información relevante. El cree que los inversionistas tienen un comportamiento de manada. El truco de Soros era entender este comportamiento. Muchas veces iba con la multitud, pero sus grandes jugadas resultaron de entender cuando iban a cambiar las cosas y adelantarse a los demás.

Desde entonces Soros tiene un status de gurú entre los inversionistas, quienes creen que el puede mover los mercados con solo un dedo. Presidentes y primeros ministros temían a que Soros apostara en contra de sus monedas, y por consiguiente que los demás inversionistas lo siguieran, y como resultado sus monedas se devaluaran rápidamente y la economía entrara en crisis pero esa es otra historia…

George Soros