Archivos para agosto, 2009

Nunca ha sido fácil la transición de una economía socialista a un sistema capitalista y Rusia no fue la excepción.  El sistema económico ruso parece estar en el limbo después de perder la vertiente a seguir, sobre una planeación previamente establecida.

¿El panorama? Las cosas que solían funcionar antes ya no lo hacían, las fábricas que solían producir bienes de baja calidad ya no producían nada, las granjas colectivas se hicieron aún menos productivas que antes. Hablando del capital humano, había matemáticos, científicos, programadores en sistemas, ingenieros altamente calificados y a la vez no podían insertarse en el mercado laboral tan fácilmente. Sin embargo la ventaja comparativa heredada de la Ex Unión Soviética era un gran arsenal de armas nucleares. Rusia no amenazó explícitamente con venderlas al mejor  postor, pero el riesgo de que lo hiciera condicionó la política occidental haciendo que le gobierno de los Estados Unidos estuviera ansioso de ponerle la mejor cara posible a la situación.

El gobierno de Estados Unidos presionó al FMI para que este otorgara un préstamo a Rusia para dalres tiempo a los planes de estabilización que en cierto modo nunca se concretaron.

Rusia tuvo la habilidad de utilizar las armas nucleares como garantía, estimulando a inversionistas a tomar el riesgo e invertir su dinero en Rusia. Se tenía conocimiento que el rublo (divisa rusa)  podría ser devaluado o bien que el gobierno ruso dejaría de pagar sus deudas sin embargo era atractivo apostarle a que el Occidente daría una nueva inyección (como lo hizo el FMI) de efectivo de emergencia antes de que esto pasara. La deuda rusa estaba pagando altos intereses y por ende la apuesta era muy atractiva para los inversionistas con alta tolerancia al riesgo (en especial a los fondos de coberturas).

A pesar de esto la apuesta no fue tan buena como se esperaba, pues en 1998 la situación financiera de Rusia se agravió más rápido de lo que se esperaba. En agosto George Soros sugirió públicamente que Rusia devaluaría el rublo y que luego estableciera un reordenamiento monetario. Sus comentarios desataron una retirada masiva de la moneda, sin embargo ocurrió una devaluación inadecuada al estilo mexicano y en conjunto a un colapso de la moneda y moratoria al pago de la deuda y por otro lado no hubo tal rescate del Occidente. De repente los derechos sobre Rusia se podían vender  y se perdieron miles de millones de dólares.

¿y las garantías nucleares? … NO COMENTS.

Voy a utilizar una parábola retomada de J. Sweeney y R. Sweeney, “Monetary Theory and the Great Capitol Hill Baby-sitting Controversy”, Journal of Money, Credit and Banking, febrero de 1977 para ilustrar una recesión de una economía hipotética.

Durante la década de los años setenta los Sweeney eran miembros de una cooperativa de niñeras, conformado en su mayoría por parejas jóvenes –unas 150 parejas- estas estaban insertadas en un mercado laboral que les permitía emplearse en jornadas laborales de medio tiempo, por lo tanto, estaban dispuestas a cuidar niños ajenos a cambio de una renta. La forma de pago se hacía con cupones cuyo valor unitario equivalía a una hora de cuidado de los niños. Como las parejas partían de la idea de que no era difícil cuidar niños ajenos, el sistema tenía una buena base para el comercio de horas-niñeras.
Al principio se entregó un cupón a cada pareja y el sistema funcionó muy bien. El bienestar de cada una aumentó porque cuando salían era más fácil obtener el servicio. Pero la cosa no era así de simple. Resulta que el sistema requiere que haya una buena cantidad de cupones en circulación para garantizar el buen funcionamiento de este sistema, por otro lado, las parejas pagaban cuotas de suscripción en cupones que se utilizaban para pagar a los administradores y otros asuntos de la cooperativa, pero estos detalles no importan, el asunto aquí es que llegó un momento en que había pocos cupones en circulación.
Si una pareja quería salir con mayor frecuencia necesitaba más cupones de los que tenía. Algunas parejas comenzaron a atesorar sus cupones –generar reservas- otras pensaban que los necesitarían para emergencias y comenzaron de igual forma a reservarlos y poco a poco las salidas nocturnas se redujeron paulatinamente. Esta acumulación se compensaba con el agotamiento de las reservas de otras parejas, pero en el largo plazo cada pareja en promedio probablemente habría acumulado suficientes cupones como para salir varias veces en las épocas que cuidaban niños. La decisión de una pareja de salir era la oportunidad de otra de cuidar niños, las oportunidades de cuidar niños comenzaron a volverse escasas, lo que hizo que las parejas se hicieran aún más renuentes a utilizar sus reservas excepto en casos especiales, lo que hizo que las oportunidades de cuidar niños fueran aún más escasas…
Todo eso llevó a un círculo vicioso: los miembros de la cooperativa se fueron quedando en casa por temor a gastar sus cupones. Y, aunque querían ganarlos para enfrentar emergencias, no podían hacerlo porque las demás parejas también dejaron de salir por la misma razón. Todos querían prestar servicios de niñera, pero nadie quería contratarlos. En resumen, la cooperativa entró en una recesión.
Es muy cierto que este es un ejemplo fuera de la realidad, pues en una economía global existen, millones de personas que tienen diferentes niveles de capital humano y capacidades, utilizan numerosos tipos de herramientas y maquinarias para producir millones de bienes y servicios ¿Por qué, entonces perdemos el tiempo hablando de una cooperativa de niñeras puramente imaginaria e irreal? Gran parte de la teoría económica se ocupa de analizar modelos de este tipo, es decir, economías imaginarias, sin embargo ¿Por qué hacen esto los economistas y qué pueden esperar del mundo real de esa manera?

Pues bien, la economía global es demasiada compleja para ser analizada a detalle, puesto que se necesitarían demasiados estudios para analizar y describir todas las posibles decisiones que podrían haber tomado las empresas, los consumidores y los gobiernos. Utilizando modelos económicos sencillos, los economistas pretenden descubrir principios generales que se apliquen en situaciones realistas más complejas. Es necesario simplificar para no ahogarse en detalles irrelevantes; la clave está en excluir solamente los detalles que sean realmente irrelevantes para el problema o la cuestión estudiada.

La economía de esta cooperativa es puramente imaginaria sin embargo hay que terminar de contar esta historia y hay que explicar al lector como es que la cooperativa pudo salir de esta recesión y posteriormente aterrizarla en el caso de México y la Economía Mundial.

Hay que retomar dos cuestiones aquí, ¿cómo ocurren las recesiones? y cómo se debe lidiar con ellas. En primer lugar hay que saber que la cooperativa no entró en recesión por una mala administración el problema no tiene que ver por esa vertiente, sino simplemente con una escasez y muy poco tiempo del servicio para prestar, debido a que la gente estaba tratando de acumular los cupones para el cuidado de los niños –efectivo- por otro lado ¿cuál es la solución?

En un inicio se le dio tratamiento al problema con acciones directas, es decir se aprobó una regla la cual exige que cada pareja saliera al menos dos veces al mes, sin embargo esta medida no funcionó. Y es que en el fondo el problema era que había muy pocos cupones circulando, así finalmente el suministro de cupones se incrementó y con mayores reservas de cupones las parejas estuvieron más dispuestas a salir, lo que generó abundancia de oportunidades para cuidar niños e hizo que las parejas estuvieran aún más dispuestas a salir, eso puso en movimiento todo el sistema y la cooperativa funcionó muy bien, el “producto bruto de cuidado de los niños” incrementó y esto no fue gracias a que las parejas mejoraran las condiciones en el cuidado de los niños o porque la cooperativa hubiera pasado por algún proceso de reforma, esto sucedió gracias a una distorsión monetaria.

En pocas palabras las recesiones se pueden combatir simplemente imprimiendo dinero como ocurrió en la década de los treinta. En una economía el emisor de cupones es el Banco Central, en nuestro caso el Banco de México cuyo fin es velar por el poder adquisitivo de la moneda.

Si bien es sabido que el número de cupones aumentó hasta que rebasó con mucho la oferta de servicios de cuidado infantil. La cooperativa ahora se vio metida en otro tipo de problema: un proceso inflacionario, sólo que la inflación estaba reprimida por la regla de un cupón = una hora de niñera. Finalmente, encontró la manera de manejar con mayor precisión el volumen de cupones en circulación.
Ésta parábola nos sirvió para ilustrar algunos de los problemas de la teoría y la política monetaria. En especial, la historia sirve para entender cómo la política monetaria puede fomentar o reprimir el nivel de actividad económica.