Precio y cantidad en equilibrio

Publicado: 29 junio 2015 en Sin categoría

Economía Empresarial

La situación de equilibrio entre la oferta y la demanda se genera cuando a los precios de mercado, todos los consumidores puedan adquirir las cantidades que deseen y los oferentes consigan vender todas las existencias. El precio y la cantidad de producto que se intercambiará realmente en el mercado queda determinado automáticamente como consecuencia de la forma de las curvas de oferta y demanda del producto.

Si el precio es muy alto, los productores estarán ofreciendo mucho más producto del que demandan los consumidores por lo que se encontrarán con excedentes, cantidades que no pueden vender, por lo que reducirán sus producciones y bajarán los precios. Por el contrario, si el precio resulta ser demasiado bajo, las cantidades demandadas serán mayores que las ofrecidas por lo que se producirá escasez. Algunos consumidores estarán dispuestos a pagar más dinero por ese bien. El precio y la cantidad producida aumentarán.

hola

El equilibrio entre el precio y…

Ver la entrada original 82 palabras más

Anuncios

Imagen

La semana pasada charlamos un poco sobre la conveniencia o no de tener una tarjeta de crédito, sin embargo, recalcamos que las ventajas existen siempre y cuando tengamos conocimiento de cómo funciona éste instrumento financiero, sin embargo, la realidad es que en México no hay una cultura de ahorro y mucho menos adolecemos de ignorancia financiera, sin embargo las compras con la tarjeta de crédito a meses sin intereses se ha vuelto una práctica muy común, sin embargo las compras compulsivas y los gastos innecesarios pueden ocasionar que se pierda el control de nuestras finanzas personales.

Éste tipo de compras nos permite disfrutar de bienes y servicios en vez de esperar juntar nuestro dinero para comprarlo al contado, sin embargo esta práctica puede ser muy engañosa y acumularnos grandes deudas.

Según la Comisión Nacional para la protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) , cuando se hace una compra de éste tipo, comúnmente a plazos de 12 y 18 meses, se compromete una parte del dinero en un futuro.

Por ejemplo, si se compra un producto que cuesta 12 mil pesos a un plazo de 12 meses, se tendrán que pagar mil pesos mes a mes, sumando a otros productos que se hayan adquirido a plazos, además del monto total de la deuda de la tarjeta

La promoción a meses sin intereses es muy diferente que la de plazos fijos, pues en esta última, a pesar de que se paga una cantidad fija mes por mes, esta ya incluye el pago de intereses.

Además, ante el incumplimiento de un esquema de meses sin intereses, los bancos pueden cancelar dicho beneficio y cargar al crédito el saldo pendiente que se tenga a la fecha.

Recomiendo evitar firmar por más de lo que se puede pagar cómodamente con el salario, y no quemar el crédito con compras que tal vez no sea buena idea firmar a plazos como ropa o la cuenta del súper mercado.

Tómate el tiempo para saber si lo que vas a comprar en realidad se necesita o si solo se está cayendo en una promoción que solo está tentando la necesidad de adquirir un bien de moda o temporal

¿Qué conviene comprar a meses sin intereses?

Boletos de avión (tres meses), la cuenta de un parto de hospital, un electrodoméstico que te puede dudar unos 10 años, un auto etc.

El problema no es comprar a plazos sino organizar los ingresos y los gastos para plantearse metas financieras como puede ser fondos para el retiro

Reforma1

Imagen  —  Publicado: 18 octubre 2013 en Artículos externos, Noticias

Si hay algo de lo que luego se quejan nuestros legisladores y políticos en general es de la nula participación ciudadana… el fin de semana me di a la tarea de contactar vía correo y twitter a cada uno de ellos, especialmente a aquellos que integran el Comite Hacendario, quiero pensar que hay quienes los asesoran y no meten a la nómina a familiares o parejas sentimentales, pues a fin de cuentas, somos nosotros quienes les pagamos su salario… el motivo de contactarlos es darles algunas disertaciones sobre la propuesta del Ejecutivo Federal… lamento que solo los siguientes diputados me hayan respondido… (no se ni quiero saber de qué partidos son) pues esto no es de carácter político como muchos lo quieren tomar sino de PARTICIPACIÓN CIUDADANA…

En total fueron 7 de 44… MUY LAMENTABLE44 diputados

Sistemas Resilientes

Publicado: 9 septiembre 2013 en Artículos externos, Noticias
Por Eduardo Caccia @ecaccia
Tomado del Periódico Reforma el 8 de Septiembre del 2013
Conozco de carencias educativas. Estudié primaria y secundaria en escuelas públicas, hijo de maestra normalista en años donde la educación privada era vista con recelo. Sé lo que es llegar a un salón de clase y luchar por un mesa-banco que no esté roto, traer un tornillo de la casa para arreglarlo, ir un sábado a pintar butacas y hasta barrer el salón. No todo lo hice sin renegar.
En secundaria escogí el taller de soldadura, me tocó el de imprenta, presagio entonces invisible por mi afición al teclado. Todo hubiera sido normal de no ser que el taller estaba junto a los baños y el olor de los orines era más fuerte que el de la tinta.  Así, en aquel hedor, tuve mi año úrico. Cuando conocí una escuela privada no podía creer que los baños no apestaran.
Cursaba el segundo semestre en la universidad y llevé orgulloso mis calificaciones a mi papá. Su respuesta fue “muy bien, a propósito, a partir del próximo semestre tú te pagas la universidad”. De haber sabido que existían marchas, le hubiera hecho un plantón por quitarme mis privilegios. Tiempo después cambió de carro y me ofreció quedarme con el anterior. Cuando tomé las llaves me dijo “vale tanto, ¿cómo me lo vas a pagar?” Entonces sí sentí el complot del estado paterno en mi contra. No paró ahí. Cuando cobré mi primer sueldo me pidió que una parte se la diera a mi mamá, cada mes. ¡Encima, doble tributación!
Lejos estaba yo de ver que mi padre me preparaba para vencer la adversidad. En otras palabras, estaba fortaleciendo mi resiliencia, la capacidad que tienen los seres vivos de salir adelante y sobreponerse a situaciones contrarias.
Los individuos resilientes crean comunidades resilientes y éstas sociedades más fuertes. La resiliencia es innata al ser humano, pero se atrofia cuando éste es sometido a ciertas condiciones. Pensemos en el animal salvaje que es domesticado. Se le da de comer, se le protege, entra en un estado de confort tal, que si alguna vez es reubicado en su estado salvaje, morirá, no podrá competir por su vida, perdió su capacidad resiliente (anomia asiliente), tiene una incompetencia aprendida.
Sin menoscabo de que los maestros del CNTE tienen puntos válidos por los cuáles luchar (no dejar fuera ética, filosofía, y otras disciplinas humanistas), en otros tantos, erran. Pregonan no perder sus privilegios, no quieren la competencia porque le temen, no la ven como un recurso de bienestar y superación (y tal vez nadie se los ha hecho ver). Pregonan un principio anti-resiliente: “El enfoque por competencias fomenta la formación de sujetos acríticos, ajenos a su realidad histórica, desvinculados de la necesidades sociales, individualistas, egoístas, pragmáticos e insensibles a la historia, la cultura y la política.”
El estado natural de la vida es de competencia, los organismos más competentes salen adelante, por ello es fundamental pasar a un esquema que promueva la resiliencia, maestros que entiendan el concepto y que además de ser expertos en una disciplina sean maestros en resiliencia. Por algo recordamos al maestro exigente, aquel que nos hizo sudar pero que nos enseñó. Si el CNTE acepta la lucha de clases como principio ideológico, debería aceptar que no hay lucha sin competencia.
Los 8 pilares de la resiliencia (cortesía del Dr. Dagoberto López) son: autonomía, afrontamiento, autoestima, conciencia, responsabilidad, esperanza-optimismo, sociabilidad inteligente y tolerancia a la frustración. Estas competencias deberían ser parte de la reforma educativa y los programas sociales del país (y parte de lo que todo equipo, empresarial o no, debería fomentar para triunfar).
Hay sociedades donde los abuelos tuvieron alta resiliencia (como sucede con exiliados de guerra o migrantes), fundaron empresas exitosas, los hijos vivieron acomodados y los nietos son juniors. Sociedades donde se vendieron las fábricas y ahora el negocio es la especulación inmobiliaria. La resiliencia se pierde y los culpables son los padres de familia y los maestros. La mamá que cambia al hijo de salón porque a éste no le gustaron sus compañeros, le hace un grave daño.

Heredar privilegios y subsidios suena bien, pero sin resiliencia, atrofia, mata. La incompetencia también se aprende.

¿Es legítima la lucha de los sindicatos sobre sus derechos?

Publicado: 4 septiembre 2013 en Sin categoría

 

¿Es legítima la lucha de los sindicatos sobre sus derechos? Considero que si, pero ésto que está sucediendo es LA CAUSA cuando por muchos años el gobierno principalmente el PRI otorga 130 millones de pesos mensuales, sin posibilidad de la rendición de cuentas. Por muchos años los gobiernos priistas se encargaron de mal acostumbrar con una postura populista —o “papá gobierno”—, al cual ¿hoy pretenden reeducar?. PARA LOS INTENSOS ROJOS EN MI FACE, LES DIGO LO SIGUIENTE. No estoy en contra de posturas populistas SIEMPRE Y CUANDO ESTAS NO SEAN FINANCIADAS CON DEUDA y sean políticas públicas que generen un avance, un progreso para todos… No me puedo definir priista, panista ni perredista soy un simple Ciudadano con ideas Popperianas, Liberales y a veces pragmático… todo ello para no caer en tanta falibilidad

descarga

TANDA DE AHORRO.

descarga

Una tanda es una manera no institucionalizada de ahorrar dinero. Ésta, es una práctica financiera muy común entre los mexicanos, sobre todo en ambientes familiares y laborales. Sin embargo, como todo, hay riesgos y beneficios en este sistema de ahorro no institucionalizado.

  1. Para tener una tanda en funcionamiento se requiere de un organizador o administrador.

Esta persona se encarga de controlar el dinero y distribuirlo entre los participantes. Idealmente, debe tratarse de una persona con muy buena reputación de honestidad y capacidad organizativa.

  1. En segundo lugar se requiere de un número preestablecido de participantes que se propongan una meta.

Ésta puede simplemente ahorrar dinero o bien comprar algo en específico.

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE LAS TANDAS?

  • No hay cuotas adicionales. Debido a que es una forma no institucionalizada de ahorro, no se paga cuotas de apertura ni otro tipo de cargos extra.
  • No se necesita de alguna afiliación a una institución, solo basta con ser invitado por el organizador.
  • No se requiere de papeleo. Esto quiere decir, que no se investiga no investiga legalmente a los participantes, ni les pide papeles, fianzas. El participante no tiene compromisos legales.
  • Se fomenta el ahorro. Resultan útiles para personas que no pueden hacerse el hábito de ahorrar por otros medios ya que se organiza entre conocidos.

 ¿Cuáles son las DESVENTAJAS de las tandas?

  • Al ser un ahorro no institucionalizado, no hay un contrato ni una institución que garantice la seguridad del dinero. Por tanto no hay respaldo legal.
  • Se corre el riesgo de estafa; Si algún participante decide dejar de pagar después de haber recibido su parte, no se puede tomar ninguna acción legal en su contra.
  • No genera intereses, por lo que estás perdiendo el porcentaje de rendimiento que hubieras obtenido de haber recurrido a alguna forma de ahorro con rendimientos.
  • Pueden resultar tediosas, sobre todo cuando son muy largas, pueden propiciar la desesperación de los participantes que hayan obtenido los últimos números de la lista.
  • Mientras más lejano es el número que te toca recibir el dinero, menor será el poder adquisitivo que tendrá dada la inflación, es decir, el dinero se deprecia con el tiempo.

¿EN LA VIDA QUE PUEDE SUCEDER MIENTRAS SE ESTÁ EN UNA TANDA?

Dromedario Carroza está en una tanda de mil pesos mensuales a un plazo de 12 meses, en el transcurso del mes 2, al salir del trabajo, tuvo un percance con un taxi provocándole una atención médica inmediata. Afortunadamente la lesión no fue de gravedad, pero generó un gasto de $2,000

Para enfrentar este gasto Dromedario Carroza tomó la siguiente decisión:

  • No pagó $1,000 de la tanda, además dispuso de $1,000 en efectivo de su tarjeta de crédito a una tasa de 10%. (EN EL MEJOR DE LOS CASOS)

Dromedario fue penalizado con el último lugar en la tanda por no haber cumplido con su pago, además, pensaba pagar la deuda y los intereses generados por el préstamo de la tarjeta de crédito cuando recibiera su tanda, esto sería hasta el sexto mes, lo que le iba a implicaría intereses por $610 (En caso de no abonar nada a la cuenta). Sin embargo, al tener el último número de la tanda, deberá pagar $1,853 de intereses (En caso de no abonar nada a la cuenta), más del triple de lo que hubiera pagado de no haber perdido su lugar en la tanda.

Por si fuera poco, una de las participantes de la tanda, pocos meses después de recibir su número dejó de aporta, ya que renunció a su trabajo y no tuvieron como encontrarla.

¿Cuál es la situación de Dromedario Carroza?

  1. Tiene una deuda con el Banco por los mil pesos de los que dispuso para poder pagar los gastos relativos al accidente.
  2. Debe una mensualidad de la tanda.
  3. Al haberse retirado un participante de la tanda, recibirá menos de lo que ha aportado.
  4. Para poder realizar los pagos mínimos de la tarjeta de crédito ha tenido que reducir al máximo sus gastos, teniendo consecuencias en el día a día.
  5. Estos gastos extraordinarios hacen que cuando reciba la tanda pueda pagar sus deudas y se quedará con un excedente que no le alcanza para comprar la caminadora.

¿Cómo evitar una situación como la de dromedario carroza?

la respuesta está en el ahorro institucionalizado (CETES)

CONCLUSIONES

  • Si entras en una tanda y tienes un imprevisto, a pesar de tener un ahorro no tienes como hacer frente a un gasto imprevisto, a menos que pidas prestado o que tengas otro ahorro en paralelo.
  • En algunos casos, pedir prestado te genera un pago de intereses.
  • Tu dinero no obtiene rendimientos.
  • El riesgo es mayor, toda vez que la responsable o algún integrante de la tanda puede desaparecer con su dinero en cualquier momento.
  • Ahorrar en instituciones financieras te brinda la certeza de que no va a desaparecer, estás protegido por distintas instancias.
  • Recurrir al ahorro informal (tandas o cajas de ahorro no autorizadas por la CNBV), puede ser riesgoso porque no hay garantía de que el dinero que entregues te será devuelto.
  • Si vas a entrar a una tanda, asegúrate de que todos los participantes y el organizador sean de confianza.

Si estás en la situación de cualquiera de ellas o simplemente quieres aumentar tu ahorro, es importante que conozcas las reglas de los instrumentos o métodos de ahorro a los que estás dispuesto a acceder, a fin de que consideres las ventajas y desventajas al optar por algunas de estas opciones, además de considerar las siguientes recomendaciones.

Nadie regala dinero, entre mayor rendimiento ofrezcan por tus ahorros, mayor es el riesgo, por ello ten cuidado con las operaciones que otorguen rendimientos extraordinarios, puede ser un fraude.

Siempre es importante que te informes de las alternativas que tienes. Así podrás analizar las ventajas y desventajas de cada una antes de elegir la que más te conviene según tus necesidades personales y familiares.

Cuando escojas el plazo analiza tu situación personal para que selecciones el que se adecue mejor a tus necesidades.

¿Te suena a una auténtica misión imposible? Ahorrar es más fácil de lo que piensas; o al menos es más sencillo que el circo, maroma y teatro que debemos armar cuando encaramos un imprevisto. Al final del día, es una mera cuestión de orden y disciplina, es decir, de higiene financiera; y, como todo hábito, requiere voluntad de nuestra parte –piensa en cuánto costó habituarte a cepillar tus dientes tres veces al día, o a lavarte las manos antes de sentarte a comer.

El ahorro, en sí, es un concepto muy sencillo. Se trata del resultado que obtenemos al restar lo que gastamos a lo que ganamos. Claro, siempre y cuando lo que gastemos sea menor a nuestros ingresos porque, de no ser así, estamos haciendo lo opuesto de ahorrar, que es endeudarnos. Y, aunque es un concepto sencillo, puede que llevarlo a la práctica nos cueste un poco de trabajo. ¿Por qué? Fácil: implica guardar el dinero del que disponemos hoy, en vez de comprar o consumir un servicio. Para muchos, un auténtico calvario.

Descubre qué tan ahorrador eres

1) Cada vez que cobras tu sueldo, ¿qué haces?

a. Casi ni sientes que llegó la quincena porque tus deudas te están ahogando; por un lado cobras y por el otro pagas.

b. Intentas guardar la mayor cantidad de dinero posible, pagando solamente lo indispensable.

Yo te recomiendo….

c)  Actuar según tu presupuesto: cumples con los pagos y, además, te sobra para ahorrar.

 2) Al acabar el mes…

a. No tienes ni un quinto. Recurres a tus tarjetas de crédito para hacer compras imprescindibles.

b. Tu dinero está intacto, no lo has usado y prefieres que así siga siendo.

¿Sucede esto?

c) ¿Esperas a que llegue el siguiente pago? Vas! Por buen camino, pues has cumplido con tus compromisos y aún te queda un sobrante.

3) Cada vez que acudes al centro comercial, tú…

a. No importa tu situación financiera. Son rebajas. Sí. Re-ba-jas. Además, “te lo mereces” (o al menos de eso intentas convencerte).

b. Aunque hay productos que llaman tu atención, prefieres no comprar.

Lo que debes hacer…

c) Tener conocimiento de cuánto dinero puedes gastar sin afectar tus finanzas.

 

4) Tienes un ingreso extra que no esperabas, ¿qué haces?

a. Al ser dinero con el que no contabas, te lo gastas. Corres a la tienda más cercana a renovar el guardarropa.

b. Lo guardas debajo de tu colchón y no le dices a nadie.

También sería saludable…

c) Compras algunas cosas, pero guardas un poco por si acaso tienes algún gasto en el futuro.

5) Te enfermaste y no sabes qué tienes. Estás a unos días de recibir tu sueldo, entonces…

a. Pides prestado sin importar las condiciones. Después verás cómo resuelves esta situación, lo importante es salir del apuro.

b. Te aguantas estoicamente hasta que sea el día de pago.

Este sería el mejor panorama…

 c) Recurres al guardadito que tienes para enfrentar estas eventualidades.

 

6) En el Día de las Madres que acaba de pasar, tú…

a. Compraste el regalo de tu mamá en un semáforo de camino al festejo.

b. Aprovechaste las rebajas de enero para comprarle el regalo.

Este sería el mejor panorama…

 c) Incluiste el gasto en tu presupuesto de abril, y no afectó tus finanzas.

 7) Tus últimas vacaciones….

a. Todavía las debes.

b. Ni te preocupas por ellas, te da igual ir a la playa que al parque que está a unas calles de tu casa.

Este sería el mejor panorama…

 c) Las organizaste con tiempo y calculaste cuánto podías gastar.

 MAYORÍA A:

Tienes mucho trabajo que hacer

Ten cuidado, es probable que estés gastando más de lo que tienes y las deudas pueden acabar por ahorcar tus finanzas. Es importante que analices en qué estás gastando el dinero y si necesitas todo aquello que compras.

MAYORÍA B:

No exageres

Tener un “colchoncito” para enfrentar imprevistos es importante; sin embargo, tú estás en el otro extremo. A veces, tu preocupación por guardar el dinero es exagerada, y quizá en muchas ocasiones te genera angustia. Recuerda que basta con que elabores un presupuesto para cumplir con tus responsabilidades económicas, ahorrar, y también gastar de vez en cuando en aquello que te proporciona placer.

MAYORÍA C:

Vas por buen camino

Eres ordenado con tus finanzas, tienes muy claro que un presupuesto puede ayudarte notablemente a planear en qué, cómo y cuándo gastar. Esto te permite enfrentar tus obligaciones económicas, tener un dinero ahorrado para los imprevistos y darte tus gustitos de vez en vez. El ahorro en ti es ya un hábito, por lo que, si aún no has alcanzado alguna de las metas que te has propuesto, ten por seguro que pronto lo harás.

Sólo hay una cosa más complicada que elegir la computadora indicada: pagarlo. De entre todas las opciones a crédito que existen para hacerte de herramienta como esta, ¿sabes cuál le conviene más a tu estilo de vida y presupuesto?

Hoy en día, no importa a lo que te dediques, siempre necesitaremos tener una computadora a nuestra mano. De acuerdo al INEGI, en mayo de 2010 existían en nuestro país 38.9 millones de usuarios de computadora y 32.8 millones de personas con acceso a internet; el grupo de edad más nutrido entre los usuarios era, en ese año, el conformado por los jóvenes de 12 a 24 años, y lo más sorprendente de todo es que ésta tendencia crece día a día exponencialmente y, en la mayoría de los algunos casos, los precios van a la baja.

A todo esto, adquirir una computadora, en muchas familias sigue siendo un tema de discusión ya que esto puede ir en detrimento a nuestro presupuesto. Más todavía si hemos de aprovechar alguna de las opciones de pago a crédito que suelen ofrecer tanto instituciones financieras como tiendas departamentales.

Antes de firmar, detente un momento para revisar qué forma de pago te conviene más.

¿Sabías que cada opción de crédito implica un desembolso distinto al que habrías hecho pagando en efectivo o con tarjeta de débito? Es decir, ¿que podrías terminar gastando hasta 25% más de lo que costaba el producto? No te metas en aprietos financieros y toma nota de lo que a continuación te presento.

¿Vale la pena comprar a crédito?

La respuesta es sencilla: sí. O al menos siempre y cuando lleves tus finanzas responsablemente. Y tengas toda la información completa respecto a cada esquema, sin embargo, esto casi no suele suceder.

Comprar a crédito una computadora te permite sacarle provecho sin que cuentes con todo el dinero necesario para pagarla en ese momento. Pero, aun teniendo el suficiente, puede traerte beneficios como la posibilidad de destinar tu dinero a otros fines que, incluso, pueden generarte rendimiento mientras vas pagando tu compra mes tras mes.

Sin embargo, vale la pena conocer cada mecanismo de financiamiento o crédito para saber a qué te comprometes y si a largo plazo te resultará conveniente.

Tarjeta de crédito

Mecanismo más conocido y común. Actualmente tramitar una es muy sencillo, basta cumplir con los requisitos que cada institución solicita y tener un historial crediticio sin adeudos en el Buró de Crédito.

Cuando compres tu equipo, el banco o institución que te otorgó el plástico te irá cobrando mes con mes intereses, hasta que logres liquidar el costo total del aparato. A menos, claro, que lo hayas comprado a meses sin interese

Si no liquidas la totalidad en el periodo correspondiente a la compra, terminarás pagando más por tu computadora que si la hubieras adquirido de contado. Por ello, es importante que antes de firmar pienses que no se trata de un “dinerito extra”, sino de un préstamo que –por las buenas o las malas– tendrás que pagar algún día.

Tarjeta de crédito – Meses sin intereses –

Se trata de una de las promociones más atractivas para los tarjetahabientes. Bajo este esquema de pagos irás abonando a tu tarjeta el precio de contado en un número determinado de meses, sin tener que amortizar interés alguno (a menos que te atrases, claro). Esta forma de incentivar el consumo es muy útil, siempre y cuando la utilicemos racionalmente y no por impulso. Para poder acceder a ella bastará tener alguna tarjeta de crédito participante en la promoción.

– Crédito a pagos fijos

Esta forma de pago consiste en hacer un desembolso por el mismo monto de forma periódica (semana, quincena o mes) durante el tiempo que se haya establecido en un inicio. Para proveerte de más información sobre este esquema nos dimos a la tarea de visitar un establecimiento que ofrece este tipo de servicio.

Elegimos una computadora de escritorio con un precio de 8,999 pesos de contado, pero que también podía irse pagando semanalmente en 52 pagos de 217 pesos cada uno. Mira lo que encontramos:

Cuadro 2

¿Qué pasó? ¿De dónde salió ese 25.4% extra? Vamos por partes. De contado habrías pagado 8,999 pesos, pero bajo este esquema de financiamiento acabarías pagando 11,284. Es decir, 2,285 pesos más.

A pesar de que los abonos semanales te pueden parecer pequeños, de acuerdo con este ejemplo estarías desembolsando mensualmente 940 pesos, monto que ya no es tan pequeño. Si en vez de recurrir a este esquema, optas por uno de meses sin intereses (12), el pago mensual sería de 750 pesos. Es decir, 25% menos.

La mayor ventaja de este tipo de créditos son los pocos requisitos que necesitas cumplir para acceder a ellos (en ocasiones basta con presentar una identificación oficial, un comprobante de ingresos y uno de domicilio). Ello sin mencionar que puedes elegir la frecuencia con la que deseas realizar el pago.

Recuerda que si vas a echar mano de este tipo de crédito, debes leer detenidamente cualquier documento antes de firmarlo.

-Cargo a tu recibo telefónico

De algunos años a hoy, este tipo de financiamiento ha cobrado relevancia. Se trata de un esquema en el que una empresa de servicio telefónico te ofrece algún producto, cargándolo automáticamente a tu recibo de teléfono. La ventaja más notable es la comodidad de pagar a un solo proveedor tu computadora y los servicios, además de que podrás elegir el plazo para hacerlo (por lo general 12, 24 o 36 meses).

El requisito indispensable es tener contratada una línea de servicio telefónico –en algunos casos también de internet– con el proveedor que ofrece el crédito. En ocasiones también pueden solicitarte por lo menos seis meses de antigüedad con el servicio.

Observa el siguiente ejemplo de la compra de un ordenador de escritorio, en el que se comparan el pago de contado y este tipo de créditos, a un precio de 9,857 pesos bajo un esquema de 12 meses.

cuadro1

 A diferencia de una compra en efectivo, en este esquema de financiamiento terminarías pagando, al finalizar el periodo, 1,516 pesos más; esto es, 15.38%. Si, por el contrario, recurres a otro esquema, por ejemplo, meses sin intereses al mismo plazo (12 meses), pagarías mensualmente 821 pesos en vez de los 878 pesos que éste te ofrece; es decir, 7% más.

Te recomendamos investigar las políticas de devolución que tienen estas empresas, pues en ocasiones solamente podrás devolver el equipo dentro de los cinco días hábiles siguientes a la entrega.

¿Qué te recomiendo?

  1. Identifica claramente cuáles son tus necesidades, antes de comprar una computadora analiza que componentes son los que más utilizaras, recuerda que la computadora perfecta es aquella que se adapta a tus necesidades
  2. Compra en establecimientos formales y solicita información sobre la garantía del producto.
  3. Ten paciencia. El mejor comprador, no es el que gasta menos, sino el que gasta mejor. Tómate tu tiempo para planear y comprar, así harás una compra inteligente y responsable.
  4. Compara en por lo menos tres establecimientos para que elijas la que más se adapta a tu presupuesto, puedes encontrar variaciones en el precio arriba de mi lesos.
  5. Toma en cuenta tu situación financiera. Debes ser consiente cuánto tienes y puedes gastar.
  6.  Evalúa si hay existencia de algún costo de oportunidad
  7. Antes de comprar a plazo, recuerda que los pagos chiquitos no siempre lo son debido a los intereses que generan.
  8. Infórmate sobre el costo de cada uno de los financiamientos que tienes a elegir.
  9. Considera que pagar un financiamiento es aumentar el costo final de la computadora; analiza cuánto quieres gastar, tomando en cuenta esos costos.

 

 

¡Pon en práctica el ahorro hormiga!

Ahorro

¿Cómo te caerían un dinerito extra en esta época de regreso a clases, digamos unos 35,000 pesos al año?, Según estudios de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros esa cifra es un referente de lo que los mexicanos gastan anualmente en conceptos como cigarros, chicles, café, refrescos y propinas, o como lo dije antes (gasto hormiga) que son aquellas fugas de dinero en bienes y servicios considerados no prioritarios, pueden ser la causa del desequilibrio en las finanzas personales, ya que pueden alcanzar más de 35,000 pesos en un año.

Anteriormente hemos hablado de la importancia de tener un fondo de ahorro,  dentro de nuestra planeación o momento de hacer un presupuesto, ¡Siempre es importante tener un dinero para una emergencia!, una inversión inicial o el enganche de un auto nuevo; sin embargo esto cada vez parece más complicado para los mexicanos.

Se estima que tres de cada 10 mexicanos tienen algún instrumento de depósito o ahorro, según José Quijano León, director general de Asuntos del Sistema Financiero del Banco de México (Banxico), Sin embargo, de los aproximandamente 98 millones de cuentas de débito que existen en el país sólo el 40% se usa como medio de pago o como vehículo de ahorro, pues la gente dispone y gasta su sueldo en cuanto se le deposita.

Ante este panorama el gasto hormiga es una epidemia que se debe combatir.

En este escenario, gastos hormiga se convierten en uno de los enemigos directos de la intensión de ahorro, pues esos pequeños desembolsos pueden traducirse en grandes fugas si no se tiene prudencia

La Condusef estima que el gasto anual de una persona que consume un café a la semana en cafetería alcanza 6,000 pesos. Mientras que un fumador que compra una cajetilla diaria está destinando aproximadamente al año la cantidad de 10,080 pesos, lo cual pudiera ser mejor destinado a una prima de seguro de gastos médicos anual.

No todos estos gastos hormiga son malos, sin embargo siempre hay que tenerlos considerados en nuestro presupuesto, pero con una cantidad que se acerque al a realidad, ya que muchos consideran que sus gastos hormiga alcanzan los 500 pesos mensuales ¡máximo!,  y que lejos de la realidad están.

El dinero peor gastado es aquel que no se sabe a qué se destinó

Hay que preguntarnos… ¿Realmente lo necesito?

  1. ¿realmente lo quiero?”
  2. ¿me alcanza para comprarlo sin sacrificar otra cosa?”  “costo de oportunidad”
  3. ¿lo necesito?”

Si tu respuesta es “SI” a todas ellas, no hay mucho que pensar… ¡Adelante!

¿Qué se recomienda?

Entiendo que es un poco complicado sacrificar un porcentaje de nuestro sueldo para mantenerlo a una cuenta de ahorro que nos permitirá disfrutar de ese dinero hasta que el año termine, si embargo, el gasto hormiga es aquel que no se siente y por lo tanto el ahorro hormiga no tiene que ser tan doloroso.

  1. Guarda tu cambio cada día en un bote o alcancía, puedes usar una botella de refresco vacía y hacerle un hoyo donde solo quepan monedas de una sola nominación, recuerda que también se requiere de cambio.
  2. Recomiendo hacer la ranura para monedas de 5 pesos o de 10.
  3. Tu ahorro dependerá del valor de la moneda y tamaño de la botella, ejemplo, si introduces 10 pesos en una botella de 1 litro y medio, puedes ahorrar alrededor de 7 mil pesos.
  4. Acumula las monedas que recibas durante un día
  5. Disciplina